Carabobo: “Una Navidad hambrienta tuvieron nuestros familiares presos”

Carabobo: “Una Navidad hambrienta tuvieron nuestros familiares presos”

Rubén Bolívar Idrogo / UVL Carabobo

Lo que presuntamente iba a ser un modelo en el sistema penitenciario en Venezuela, se ha convertido en un calvario, en un sitio de enfermedad y muerte para más de mil reclusos. Los parientes de los privados de libertad se refieren al Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”, establecimiento que forma parte del Complejo Penitenciario de Carabobo, donde, además, manifestaron que “una Navidad hambrienta tuvieron nuestros familiares presos en Tocuyito”.

La mayoría, o en su totalidad de los casi 1.400 personas encarceladas  “pasaron una Navidad con carencia alimentaria que va en detrimento de la salud. Hasta cuándo esos pobres seres van a vivir esta situación”, pregunta la madre de un preso.

Negarle la comida y la salud a los privados de libertad también es un delito porque les están violando sus Derechos Humanos. “Ya no soportan esta situación  y no sé qué pasará con ellos. Será que los quieren ver muertos”, manifestó otra madre.

Tratan de entender o buscar una explicación a la conducta del director del Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”. “Tienen un peloteo. Él dice que la orden de no dejar pasar comida es de Caracas, y los de allá sostienen que el jefe de este penal es autónomo. Entonces, ¿cuál es la guachafita?

Los parientes de los presos recuerdan que en muchas ocasiones se han dirigido al Fiscal General de la República, Tarek William Saad, a la antigua y a la nueva directora del centro reclusorio, pero no han hecho caso a las denuncias y peticiones para que tomen cartas en este asunto que por demás es muy grave. “Muchos han muerto y otros están muy enfermos a causa de la mala alimentación. “Elevamos la voz hasta la gente de las Naciones Unidas  para que vengan y se percaten de cómo son tratados los presos en Venezuela”.

Madres y esposas aseguran que esta “es la Navidad más triste, negra y amarga para nuestros familiares presos y para nosotras también. Ellos son humillados, maltratados y vejados por funcionarios del Estado. El delito que está cometiendo el director y toda su gente, es peor que cualquier delito cometido por alguno de los privados de libertad que está aquí”. 

No hay comentarios.

Agregar comentario