Presos hacen cultos religiosos para ocultar fugas de calabozos policiales

Presos hacen cultos religiosos para ocultar fugas de calabozos policiales

Fuentes policiales explican que el principal modus operandi que utilizan los presos es rezar, cantar y gritar en voz alta para distraer a las autoridades mientras ellos violentan barrotes, celdas, muros y candados. La empatía de familiares de los privados de libertad con funcionarios es otra de las estrategias que las autoridades han detectado

Angélica Lugo, UVL - Gran Caracas

Todos los meses se registran fugas de reclusos que están detenidos en centros de detención preventiva. Se reporta la cantidad de presos que logran evadir a las autoridades o que, en algunas ocasiones, lo hacen con la venia y complicidad de funcionarios que están a cargo de la custodia de esa población reclusa. Pero, ¿qué hay detrás de estos sucesos?, fuentes policiales le revelaron a Una Ventana a la Libertad cuáles son los modus operandi que utilizan los internos para concretar sus fugas.

Veneran a Dios. Rezan y leen la biblia en voz alta. Estas son actividades que repite con frecuencia la población reclusa en los centros penitenciarios. Sin embargo, los funcionarios a cargo del control y monitoreo de los calabozos policiales han detectado que esta práctica la utilizan los privados de libertad para distraer a los policías mientras concretan sus fugas.

“Siempre me ha llamado la atención que todos los presos son evangélicos, pero nadie se pregunta por qué todos deciden rendirle culto principalmente a esa religión y, en los calabozos policiales, los internos utilizan los cultos religiosos como una fachada para violentar barrotes, golpear los candados y debilitar las paredes de sus celdas”, explica un funcionario de la Policía Municipal de Chacao consultado.

El policía dice que, aunque este es uno de los principales modus operandi para concretar fugas, los reclusos también gritan o cantan en voz alta para que no se escuche cómo violentan la infraestructura para fugarse. Otra de las prácticas frecuentes es simular que un preso está enfermo para así solicitar ayuda de un funcionario y cuando el efectivo policial va a la celda para verificar, lo rodean para secuestrarlo.

“Los presos son muy astutos para fugarse. Tienen las 24 horas al día de los 365 días del año para planificar cómo se fugarán. También se han registrado fugas cuando los reclusos hacen sus juegos, cuando terminan de debilitar los barrotes de las celdas y las paredes de las mismas de tanto orinarlas”, refiere el funcionario.

Fuentes policiales de la Policía del Estado Miranda y de la Policía Municipal de Carrizal explican que otra de las prácticas utilizadas por los privados de libertad para fugarse de los calabozos policiales es hacer clinejas con las sábanas y colocarles un objeto pesado en la punta, para así lanzarse por una ventana o boquete.

Empatía y vínculos: aliados de las fugas

Los funcionarios policiales consultados manifiestan con preocupación que los familiares de los reclusos, principalmente las mujeres, se valen de sus atributos para seducir a los funcionarios para que éstos colaboren con la evasión de sus parientes.

“Hay funcionarios de moral distraída que se dejan seducir por algunas mujeres que van vestidas muy provocativas a visitar a sus presos. Eso lo hacen las mujeres para lograr un vínculo de amistad con los policías encargados de la custodia y una de las consecuencias es que los policías se relajen con los mecanismos de control y permitan el ingreso de herramientas con las que los presos posteriormente rompen las celdas, paredes y candados. Es por eso que en Polichacao evitamos que las mujeres vayan con ropa pegada, escotes y les exigimos que lleven franelas blancas”, advierte el funcionario de Polichacao.

Rastrean a fugados

Una vez que las autoridades confirman que los presos se fugan de los calabozos policiales, los policías notifican al Tribunal de Control que conoce la causa que el recluso se fugó, así lo explica el funcionario de Polichacao consultado por Una Ventana a la Libertad: “Esta notificación le llega de inmediato a Fiscalía y al Cicpc, por lo que si funcionarios de otros cuerpos de seguridad o de la policía científica encuentran a estos fugados en un operativo y ven que están solicitados, los apresan”.

Los policías consultados también revelan que, como parte de las actividades para recapturar a los fugados, rastrean los sitios que frecuentan los presuntos delincuentes y también las zonas en las que delinquen.

Sin embargo, se ha confirmado cómo las policías han establecido comisiones mixtas con distintos cuerpos de seguridad del Estado para dar con los presos fugados. Una de las fugas más sonadas en lo que va de 2018 en la Gran Caracas es la de 16 reclusos que estaban detenidos en el Cicpc de Higuerote y que se fugaron el sábado 14 de julio de esa sede policial.

Un día después, el domingo 15 de julio a las 5 y 30 de la mañana, las comisiones policiales ubicaron a tres de los 16 presos fugados en la avenida principal de Higuerote, municipio Brión, según se indica en un parte policial.

Fuentes extraoficiales de la policía científica aseguran que los reclusos evadidos Freddy Antonio Bastidas, José Quiroja Rojas, Diomar Mellado y Kenel Mezonez Mezonez, se enfrentaron a los funcionarios que participaban en el operativo. Además afirman que en el procedimiento incautaron dos armas tipo pistola, dos armas tipo escopeta y conchas percutidas calibre 9 milímetros.

Pese a las destrezas que tienen los presos para fugarse, las fuentes policiales que fueron entrevistadas para este reporte explican que en las comisarías han extremado la seguridad rotando al personal encargado de la custodia, haciendo al menos una requisa a la semana, cambiando a los presos de los calabozos y evitando la empatía de los familiares de los reclusos con los funcionarios.

Lista de presos fugados de la Sub Delegación Cicpc Higuerote 

  1. Edison Duarte Estanga CI 32.214.485
  2. Juan Carlos García Mata CI 30.002.643
  3. Dionar Rafael Mellado CI 22.503.943
  4. Gabriel José Quiroja Rojas CI 20.898.023
  5. Daimer Alexander Herrera Belisario CI 25.959.471
  6. Francisco Javier Lovera CI.225.929
  7. Darwuin José Urbina CI. 25.539.748
  8. Kenel Lisne Mezona Mezones CI 20.356.022
  9. Luis José Angarita CI 26.255.764
  10. Freddy Antonio Bastidas CI 27.454.920
  11. Plácido Xavier Marrero CI 31.586. 649
  12. Andrés Antonio Tovar CI 16.058.502
  13. Jonathan Rafael Agreda CI 24.674.232
  14. Jesús Ramón Chapellín CI 23.651.127
  15. Jean Gabriel Junior Rockefeller CI 24.999.481
  16. Luis Gabriel Rojas Pérez CI 30.306.452

 

No hay comentarios.

Agregar comentario