Entrevista con la inmunóloga Francis Ibarra

Entrevista con la inmunóloga Francis Ibarra

“Se requiere la buena voluntad y la disposición de los entes gubernamentales para poder atender a tiempo a todos los privados de libertad que padecen de tuberculosis”.

Carol Carrero M / UVL

La tuberculosis es una enfermedad infecto contagiosa inflamatoria, necrosante y crónica, que a pesar de ser hoy en día prevenible y curable, constituye según los estudios realizados por Una Ventana a la Libertad, la segunda causa de morbilidad, en los Centros de Detención Preventiva (CDP) venezolanos. Compromete en orden de frecuencia a pulmones, ganglios linfáticos, aparato urogeital, huesos , articulaciones y meninges.  La infección tuberculosa puede afectar a muchos órganos simultáneos y causar la muerte cuando no es tratada.

Para ahondar en las particulares de la afección y posible tratamiento de la Tuberculosis en los calabozos, contactamos a la Dra. Francis Lorena Ibarra Uzcategui, médico neumonólogo con 23 años de experiencia, egresada de la Universidad de Los Andes, quien actualmente trabaja en la Dirección  General de salud de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana, núcleo médico Asistencial Militar Mayor Leonardo J Gómez Calderón de Mérida.

- ¿Cómo llega y se propaga la tuberculosis en los calabozos?

- La tuberculosis en los calabozos es un problema de salud pública. Producto del hacinamiento, los  privados de libertad que tenga contacto con un compañero con tuberculosis, que no conozca su diagnósticos y en caso de conocerlo no use tapaboca, se pueden contaminar al respirar las goticas de saliva de la persona contaminada. También la pueden contraer por la ingestión de alimentos contaminados con el bacilo.

Los enfermos de tuberculosis escupen para liberar la carga de flema que alojan en los pulmones producto de la enfermedad. Entonces un preso sano al inhalar el polvo del esputo que se seca en el piso también la puede contraer. Las pocas dimensiones de las celdas, la falta de ventilación, la humedad  y la insalubridad que las caracteriza propician los medios de cultivo del bacilo que la produce. Cuando tienen que orinar y defecar en las mismas celdas esto favorece que se propague con mayor rapidez.

Igualmente tenemos casos de tuberculosis que se dan por la infectación de visitantes o de custodios que sean sintomáticos respiratorios, entiéndase bien todas aquellas personas que tienen toz con expectoración, a veces de expectoración con sangre- hemopisis- pérdida de peso, fatiga, debilidad. Al  tener recluido a personas que tienen esa sintomatología- sin diagnóstico ni tratamiento-, con presos sanos,  por supuesto se propaga  la enfermedad.

-¿Cuánto tiempo dura el proceso de contaminación de La Tuberculosis TBC?

- La primo infección tuberculosa, producto del primer contacto con el bacilo tuberculoso, consta de un foco neumónico de tamaño pequeño que puede detectarse con un estudio radiológico. En la mayoría de los casos ese período pasa inadvertido y deja como secuela una prueba de tuberculina positiva. El 5% de estos pacientes, progresa rápidamente. Aproximadamente en dos semanas dan manifestaciones clínicas de una neumonía tuberculosa.

Es importante resaltar que La TBC está unida a problemas sociales y económicos que favorecen su transmisión tales como el hacinamiento, la desnutrición la diabetes mellitus, los estados inmunosuprimidos, enfermedades pulmonares crónicas, el alcoholismo, la drogadicción y los trastornos mentales. Actualmente la presencia del SIDA ha determinado un aumento de su incidencia.

-UVL en el informe del I semestre de 2018 detectó como segunda causa de muerte en los CDP la presencia de tuberculosis. ¿Cuál es su visón al respecto?

-Eso responde a la falta de prevención que existe en los calabozos respecto a esta enfermedad. También es debido a la indiferencia y a la falta de caso que el personal de custodia – por ignorancia del riesgos que corren hasta ellos mismos- le hacen a los presos que son sintomáticos respiratorios.  En los CDP no cuenta con un servicio de salud o un médico que pueda detectar precozmente la enfermedad en los presos. Hoy en día tenemos un repunte elevado de la tuberculosis en esos espacios. También es importante acotar que un paciente puede sufrir de reinfección tuberculosa.

-¿Es costoso el despitaje de la enfermedad?

-Para nada. Requiere tomar medidas preventivas asistenciales en todas las redes primarias de salud.

-¿Qué recursos requiere?

- La buena voluntad y la disposición de los entes gubernamentales para poder atender a tiempo a todos los pacientes con el diagnostico de tuberculosis que se encuentran privados de libertad. Es responsabilidad del gobierno prestarle una debida atención inmediata a toda persona que presente la sintomatología o que se sospeche que sufra de TBC. A todo sintomático respiratorio se recomienda realizarle la baciloscopia, el cultivo de esputo – que dura de 4 a 6 semanas para arrojar resultados- , RX de torax y la prueba de la tuberculina. El despistaje de la enfermedad debe incluir un régimen higiénico, dietético, psicoterapia de apoyo, educación y rehabilitación. Se debe insistir en un seguimiento estricto acerca de la evolución y del tratamiento ambulatorio porque lo mas recomendado es que estos pacientes sean hospitalizados en centros especializados para su atención.

- ¿Cuánto puede vivir un paciente sin tratamiento?

- Es una enfermedad infectocontagiosa mortal. Sin tratamiento el paciente se nos muere.

- ¿Cuánto cuesta el tratamiento?

-Lo suministra gratuito el Ministerio del Poder Popular para la Salud. Ninguna de las drogas que se utiliza para tratar la enfermedad es elaborada en el país. Son drogas importadas y el ente gubernamental es el responsable de administrar estos tratamientos a toda persona que porte la enfermedad.

-En caso de fallecimientos dentro de celdas  qué se debe hacer con los familiares, vecinos de celda y funcionarios?

-Hacer énfasis en la educación sanitaria sobre TBC. Darle charlas de orientación sociosanitaria. Realizar orientación con medios audiovisuales, folletería y hacerle la recomendación de tener precaución de aquellas personas sintomáticas respiratorias porque la enfermedad puede pasar desapercibida como una simple infección gripal. Todo aquel que tosa, tenga dificultad de respirar, pérdida de peso, fiebre, inapetencia y fatiga es de sumo cuidado y atención para la colectividad. Así se podrá llevar una mejor evaluación de los casos positivos de esta enfermedad.

- ¿Cuál es el tratamiento que debe recibir un enfermo?

- Consta de tres regímenes. El primero es totalmente supervisado- casos nuevos y recaídas en adultos- en una primera fase intensiva debe ser supervisado el suministro de drogas Etambutol, Isoniacida, Rifanpicina, Pirazinamida. La frecuencia es de 6 días por semana y su duración es de 8 semanas. Es decir 2 meses- 48 tomas-. La segunda fase, de mantenimiento también es supervisada. Las drogas que se suministran son  la Isoniacida y la  Rifanpicina. La frecuencia es de tres veces por semana para una duración de 18 semanas- 4 meses para un total de 54 tomas.

El segundo régimen trata a la tuberculosis primaria, no progresiva para aquellos menores de 15 años y su régimen se llama de autoadministración. Consta de una fase única. Las drogas administradas son Isoniacida, Rifanpicina. La frecuencia es siete días por semana. La duración 26 semanas que son 6 meses para un total de 185 tomas.

El tercer régimen es el retratamiento. Consta de dos fases y es indicado en cado de fracaso del tratamiento previo – persistencia bacteriológica positiva al quinto o sexto mes de tratamiento. La primera fase es de intensiva administración hospitalaria y supervisada. Las drogas son Estreptomicina, Etambutol, Etionamida y Pirazinamida. La frecuencia es de siete días por semana y la duración es de 12 semanas, tres meses con un total de 84 tomas. Y la segunda fase es de mantenimiento. La administración es supervisada. Las drogas que se utilizan son Etambutol, y Etionamida. La frecuencia es de seis días por semana, durante 40 semanas, para un total de 9 meses y 240 tomas.

Cabe destacar que por la cantidad de tabletas que al paciente se le debe sumistratrar,  el tratamiento causa malestar en el estómago- vómitos, nauseas, malestar abdominal, por lo que es supervisado para evitar que el portador abandone el tratamiento y se recomienda la hospitalización de los afectados. Con los pacientes privados de libertad estas medidas de tratamiento profiláctico no se cumplen porque no contamos con un personal especializado, capacitado para administrar estos medicamentos en los calabozos, por lo que los pacientes abandonan el tratamiento y tenemos casos de recaída.

-¿Qué medidas se deberían tomar en los Centros de Detención Preventiva para frenar su propagación?

- Hacer énfasis en las medidas preventivas sanitarias. Todos los recursos existen en nuestro país. Otra cosa es que se hayanabandonado los programas de infección

respiratoria aguda (IRA), en el que estaba incluido el programa de la TBC y se implementaba antes en nuestros centros asistenciales o centros primarios de atención a la salud. En toda nuestra red hospitalaria se llevaban  los programas de la división de la tuberculosis y de enfermedades pulmonares del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Era una regla que cada uno de los médicos en todo el país  llevara el registro de enfermos, porque era una enfermedad de notificación obligatoria en el tema de estadísticas y reportes. Hoy en día se han abandonado casi todos esos programas. Lo que queda es con un mínimo de personal. Según las estadísticas, para el año 2000 se registraron 6.089 casos de TBC, en el año 2018 se han triplicado todas estas cifras.

En todos los hospitales públicos se requiere de la baciloscopia  -BK de esputo- . Hay pocas drogas en el país y hay que hacer milagros con cada uno de los regímenes de tratamiento.

-¿Existe alguna diferencia respecto al tratamiento expuesto en privadas de libertad embarazadas y/o en lactancia?

-Si hay varias: Están contraindicados los aminoglucósidos; No se recomienda la Pirazinamida en forma rutinaria; El tratamiento inicial debe hacerse con Isoniacida, Rifanpicina y etambutol por dos meses e Isoniacida y Rifanpicina por siete meses, 3 veces por semanas;  No está contraindicada la lactancia materna; Debe administrarse Piridoxina al niño cuando la madre reciba la Isoniacida. Esto sin caer en detalles en caso de otras complicaciones que pueda tener el paciente.

-Ve factible la erradicación a corto plazo de la TBC en los Centros de detención Preventiva.

-Eso depende de factores externos a la enfermedad. En este caso de la voluntad política que se imprima para abocarse a su erradicación. Es una enfermedad infectocontagiosa prevenible y curable.

La Dra. Francis Ibarra, es una de las pocas inmunólogas experta en TBC que quedan en el país. Todos los días debe caminar 14 cuadras para ir de su casa al Hospital. Considera que es urgente educar y concientizar a la población privada de libertad, a los funcionarios de custodia y a los familiares sobre el peligro y todo lo que implica contraer dicha enfermedad.

No hay comentarios.

Agregar comentario