Informe | Desnutrición y enfermedades infectocontagiosas se mantienen latentes en los calabozos policiales

Foto: Equipp UVL Nueva Esparta

Entre octubre de 2021 y marzo de 2022 murieron al menos 18 privados de libertad  en comisarías ubicadas en siete regiones de Venezuela que cuentan con un hacinamiento mayor al 200 por ciento

Jornadas Médicas / Nota de prensa UVL

La desnutrición y las enfermedades infectocontagiosas, como la tuberculosis y el VIH, siguen siendo los principales problemas de los calabozos policiales en el país, de acuerdo con la investigación más reciente del equipo de Jornadas Médicas de Una Ventana a la Libertad del Área Metropolitana de Caracas y los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Nueva Esparta, Vargas y Zulia.

Del total de la población penitenciaria investigada (8.266 reclusos en 151 Centros de Detención Preventivas), los investigadores contabilizaron 554 casos de desnutrición (6,7 %), 207 de tuberculosis (2,5 %), 45 con Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) (0,6 %) y 24 con COVID-19 (0,3 %). 

Pese a no contar con las cifras oficiales, por trabas en el acceso a la información por parte de las autoridades penitenciarias, el equipo de investigadores de UVL determinó que entre octubre de 2021 y marzo de 2022, al menos 15 privados de libertad fallecieron por causas relacionadas a complicaciones de salud.

Estas condiciones de los privados de libertad están lejos de ser solventadas, debido a que las condiciones de estos espacios, capacitados para albergar reclusos por lapsos de 48 horas, no son las más adecuadas. 

De los 151 calabozos policiales estudiados por Una Ventana a la Libertad se determinó que solo 59 cuentan con servicio de agua potable (39 %), 67 con baños (44 %) y 90 con servicio de recolección de basura (59,6 %). Bajo estas condiciones, los privados de libertad quedan expuestos a estas enfermedades. 

Jornadas médicas 

Gracias al trabajo en conjunto de Una Ventana a la Libertad y la organización Proyecto Once Trece,  se han logrado realizar jornadas médicas y de atención a los privados de libertad en los centros de detención preventiva de varios estados de Venezuela. 

Entre octubre de 2021 y marzo de 2022, un total de 527 reclusos fueron evaluados en siete jornadas médicas que se realizaron en el Área Metropolitana de Caracas y los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Nueva Esparta y Zulia. 

Entre las enfermedades detectadas por el grupo médico durante las jornadas de salud destacan casos de hipertensión, enfermedades de la piel, enfermedades crónicas y respiratorias, como tuberculosis y casos positivos de VIH en las pruebas rápidas.

Uno de los impactos positivos de las jornadas médicas organizadas por Una Ventana a la Libertad, en alianza con la organización Proyecto Once Trece, ha sido descartar enfermedades de las que no se habla en los Centros de Detención Preventiva de Venezuela debido a la falta de diagnósticos. Los reclusos evaluados han recibido atención primaria y parte de los medicamentos que requieren.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*