Yaracuy: Familiares de reos de la Comandancia General de la Policía denuncian maltrato a sus allegados en requisa

Foto: Referencia

Familiares de algunos privados de libertad que están de la Comandancia General de la Policía de San Felipe denunciaron que tras la reyerta que se generó el fin de semana, funcionarios del organismo de seguridad, ejecutaron una requisa en la que maltrataron a sus allegados y de paso les quitaron algunos alimentos que estos tenían. 

Indicaron que ciertamente se generó una pelea entre algunos privados de libertad, pero no todos tienen la responsabilidad de la escena violenta suscitada el sábado, por ello piden al Ministerio Público y Poder Judicial que aboguen por los internos, pues algunos fueron golpeados por los efectivos policiales. 

Reclaman las parientes de estos presos, que ellos hacen enormes esfuerzos para proveerles algunos alimentos crudos e incluso cocinas eléctricas para que estos tengan como preparar su comida  y hasta estas cocinas les quitaron. 

Indicaron que si en el recinto entran armas blancas y drogas es porque los mismos funcionarios lo permiten. 

De igual manera, criticaron la medida de suspensión de visita, pues por ser esta semana flexible muchas esposas, madres y hermanas tenían la esperanza de ver a sus familiares en los próximos días, pero esto  aparentemente ya no será posible. 

Hacinamiento e insalubridad

Cifras extraoficiales refieren que en los calabozos de la Comandancia General de la Policía de San Felipe existen más de 600 internos en la actualidad cuando el espacio está diseñado para no más de 100 personas. En el lugar evidentemente reina el hacinamiento y la insalubridad lo que genera focos de violencia constante entre los privados de libertad que allí esperan que se desarrolle su proceso judicial. 

El último episodio violento vivido el fin de semana se debió a que se armó una riña cuando un grupo de reos que recién fueron trasladados del CCP de Yaritagua en el municipio Peña intentaron desplazar al actual líder negativo del  recinto, esto generó una reyerta en la que cuatro reos resultaron heridos.

Tras este hecho se generaron algunos traslados hacia otros centros de detención preventiva del estado con la intención de minimizar la conflictividad que se vive en el lugar y además se desarrolló la requisa que es criticada por los familiares.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*