Carabobo: “No existimos para el mundo”, dicen reclusas del penal de Tocuyito

Foto: Referencial - Archivo UVL Carabobo

Equipo UVL Carabobo

Valencia.- “No existimos para el mundo”, sostienen las privadas de libertad del anexo femenino, viejo y nuevo, del Complejo Penitenciario de Carabobo (penal de Tocuyito). A través de sus familiares denuncian que para las autoridades penitenciarias y la Fiscalía General de la República son un cero a la izquierda.

En este centro carcelario de mujeres hay alrededor de 300 reclusas, entre procesadas y penadas donde todas, o casi todas, presuntamente sufren de trato cruel  por parte de las custodias y la autoridad de ambos anexos.

“En estos momentos hay una custodia que insulta a las visitas, pero sobre todo a las privadas de libertad. Ella dice que las reclusas no son nadie, que no tienen derecho a nada, que son basuras”, le manifestó un familiar al equipo de Una Ventana a la Libertad (UVL).

Hasta los momentos, no ha salido en libertad ninguna mujer en la Revolución Judicial que ordenó el Presidente de la República. “Todavía estamos esperando que llegue la comisión al anexo femenino. Ellos les dan beneficios a los hombres, pero a las mujeres las tienen en el olvido”, añadió la fuente.

 Hacinamiento y enfermedades

El anexo femenino del penal de Tocuyito, municipio Libertador del estado Carabobo, está compuesto por dos edificaciones, uno viejo que está dividido en tres pabellones, uno grande y dos pequeños, además de 14 celdas.

En los pabellones las privadas de libertad están con más soltura, mientras que en los calabozos que tienen una medida aproximada de 5 por 5 metros están más confinadas al hacinamiento porque hay entre seis a ocho mujeres.

También se pudo conocer que las reclusas que están siendo procesadas ocupan las celdas del uno al seis. El resto de calabozos los ocupan las mujeres que están penadas.

Éstas, pese a tener servicio de agua todo el día presentan enfermedades en la piel porque al parecer el agua no es tratada y está  contaminada.

Tres privadas con cáncer

Entre las verdades que hay en el anexo femenino del penal de Tocuyito se pudo conocer que hay tres reclusas con cáncer, dos de mamas y una de útero.

No son trasladadas a ningún centro médico para que sean tratadas de acuerdo a la patología que presentan. “De aquí las sacan cuando están casi muertas o muertas, del resto no son tomadas en cuenta”, manifestó un familiar.

Aunque cuentan con enfermería no hay médicos especialistas que puedan atenderlas, además, de acuerdo a las denunciantes el anexo femenino no cuenta con los equipos ni medicamentos requeridos para tratarlas.

“Este gobierno se mofa de ser feminista, pero qué pasa con los derechos humanos de las privadas de libertad cuando el mismo Estado por medio de sus funcionarias, ya sean custodias o directora,  tratan a las reclusas de manera inhumana. Ellas perdieron su libertad, pero no sus derechos”, apuntó un familiar.

Mala alimentación

Otro de los problemas que padecen las reclusas es la mala alimentación. Según, lo que desayunan es una arepa sin relleno, almuerzan con frijol chino y cenan con una arepa también sin relleno. “Todas están mal alimentadas porque no comen los alimentos apropiados para mantener una buena salud”.

El llamado es para la ministra del Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, Mirelys Zulay Contreras Moreno, y para el fiscal general de la República, William Tarek Saab, para que echen una miradita a la violación de los derechos humanos de las casi 300 privadas de libertad que están en el anexo femenino del Complejo Penitenciario de Carabobo.

“Señora ministra, señor fiscal, las mujeres que están presas ahí, en el anexo femenino, son seres humanos como ustedes y tienen derecho a la salud, a una buena alimentación y a un buen trato por parte de las custodias y de la directora. Tomen cartas en el asunto, en especial con la funcionaria (custodia) que insulta y humilla a las privadas de libertad, incluso a nosotras las visitas”, clama la pariente de una reclusa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*