Carabobo: Castigan a los presos que participaron en el motín del penal Hombre Nuevo

Rubén Bolívar Idrogo / UVL Carabobo

La situación para algunos de los reclusos que participaron en el motín por reclamar el derecho a una alimentación apropiada en el Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”, se las están viendo peor que antes de ocurrir la protesta. A los revoltosos, como los tildan las autoridades del penal, presuntamente reciben una sola comida al día, y es el mismo menú: agua con arroz.

A pesar que trasladaron a más de cien privados de libertad para cárceles de Barinas, Táchira, Mérida, Lara y Miranda, varios de los que participaron en el motín del viernes 1 de enero de este año, no quisieron traslado porque temían que los enviaran para las Colonias Móviles de El Dorado, estado Bolívar.

“Mi hijo quiso quedarse, pero como es uno de los revoltosos, lo tienen a monte. Es peor que antes porque ahora lo que le dan es una ración de agua con arroz. Eso de que iban a mejorar el trato hacia los presos es pura mentira. A mi muchacho lo tienen marginado y vejado”, sostuvo la progenitora de un recluso.

De acuerdo a las denuncias de los familiares, son varios de la población penal del Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”, situado en la parroquia Tocuyito del municipio Libertador, estado Carabobo, que están viviendo la misma situación.

Aseguran, que el mismo castigo estarían sufriendo la mayoría de los privados de libertad que fueron trasladados a otros centros carcelarios.

NINGÚN LOGRO

En resumen de cuentas, aseguran los parientes de los privados de libertad, que con el motín del viernes 1 de enero, que culminó en horas de la tarde del sábado 2, no obtuvieron ningún logro. Lo único positivo sería el traslado, pero los tienen marginados y castigados por “revoltosos”.

La otra, es que, los que permanecen en el Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”, sólo les quedó lo que llevan encima porque toda la ropa y demás pertenencias se las botaron o se las quemaron.

Además, les piden a las autoridades de este penal, que agilicen los casos de los privados porque ya basta de tanto retardo procesal. “Sean diligentes, trabajen como debe ser”.

Lo triste de todo, sostienen, es que en Venezuela no hay a dónde acudir porque todos les dan la espalda. “Mire señor, aquí no vale Fiscal General de la República ni ministra del sistema penitenciario porque todos se lavan las manos como Pilatos. Los presos son un cero a la izquierda y los directores de los penales y los custodios hacen lo que les viene en gana. No respetan los derechos humanos de los presos. Ciertamente hay personas aquí que cometieron delitos, pero también hay inocentes. Es más, algunos ya cumplieron sus condenas, pero como el sistema judicial es tan malo y corrupto, todavía permanecen en la cárceles”, manifestó la madre de un recluso.

Finalmente, hicieron la petición que vienen exigiendo desde que comenzó la cuarentena: “Dejen pasar comida suficiente para los presos. Si el Estado no va a cumplir con sus responsabilidades, entonces dejen que llevemos comida suficiente. Ahora solo están dejando pasar un pan campesino y un litro de agua. Dejen pasar la paquetería como debe ser. Recuerde señor director, los presos son seres humanos, no son animales”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*