Anzoátegui: Incrementan casos de desnutrición en el Centro Penitenciario de Agroproductivo

Anzoátegui: Incrementan casos de desnutrición en el Centro Penitenciario de Agroproductivo

Familiares de privados de libertad revelan que, al menos, 21 hombres necesitan atención médica con carácter de urgencia

Giovanna Pellicani – Anzoátegui

Barcelona.- Han transcurrido cinco meses desde que familiares de los privados de libertad denunciaron falta de alimentos para los reos del Centro Penitenciario Agroproductivo José Antonio Anzoátegui de Barcelona, pero sus gritos de auxilio aún no han sido escuchados.

La tarde del sábado 9 de enero un grupo de mujeres denunció al equipo de Una Ventana a la Libertad en Anzoátegui que 21 hombres se encuentran en delicado estado de salud debido al grado de desnutrición severa que presentan, y exigieron que sean trasladados a un centro asistencial con carácter de urgencia.

Pese a no querer ser identificadas por temor a represalias en contra de sus familiares, el grupo de mujeres se atrevió a revelar que los pocos alimentos que llevan a sus parientes llega incompletos a las celdas y otros en mal estado.

Una de ellas contó que existen privados cuyos familiares  se encuentran en Nueva Esparta, Sucre y Monagas, entre otros estados, y que no cuentan con alimentación diaria por lo que deben pagar hasta tres dólares  cada día para poder alimentarse.

“Hace mucho que no les proveen alimentos a los privados y se ha agravado la vulnerabilidad de cada uno, además existen internos con tuberculosis que permanecen en celdas con presos comunes que hoy en día están en riesgo. No reciben atención médica y  mucho menos alimentos a diario, además que algunos se han enfermado por ingerir agua cruda ya que no  tiene agua potable para su hidratación”, contó una de las denunciantes.

El Centro Penitenciario Agroproductivo José Antonio Anzoátegui fue inaugurado en junio del  2014 fecha en la que se informó a través de un comunicado oficial que su capacidad era para 524 internos, pero hoy en día la cifra supera los 1.800 privados.

Algunos internos  han amenazado con iniciar una huelga de sangre hasta tanto sus gritos de auxilio sean escuchados, además de denunciar que les han sido violado sus Derechos Humanos y exigen la presencia de autoridades penitenciarias para que pueda constatar  las condiciones de insalubridad en la que se encuentran.

No hay comentarios.

Agregar comentario