Amazonas | Pareja condenada por el homicidio de su hija redujo los años de prisión al apelar la sentencia

Foto: Cortesía

Una mujer y su pareja habían recibido una condena de 18 años de prisión en el año 2020 por los delitos de homicidio y abuso sexual a una niña de 2 años de edad. No obstante, la defensa de la pareja Juan Alexis Arvelo Guaruya (33) y Chaleliko Saily Barros Abad (24) apeló a la decisión interpuesta.

Luego de un largo proceso, se declaró con lugar, reponiendose la causa a la celebración de un nuevo juicio por un tribunal diferente.

El Tribunal Primero de Juicio de la Circunscripción Judicial Amazonas emitió la decisión de condenar a la pareja  a 11 años, 7 meses y 10 días de prisión por el delito de homicidio calificado con alevosía por motivos fútiles e innobles en grado de complicidad  correspectiva. 

La víctima, una niña de tan solo dos años de edad, hija de Barros e hijastra de Arvelo, era sometida a maltratos físicos, según el informe médico forense. La representación fiscal no logro determinar la responsabilidad por el delito de abuso sexual que inicialmente pesaba sobre los imputados.

Los hechos

El 27 de octubre de 2019, en la ciudad de Puerto Ayacucho, capital del estado Amazonas, falleció una niña de tan solo 2 años de edad, la cuál había ingresado al principal centro de salud en muy malas condiciones por una supuesta caída, según versión de la madre de la niña. 

Al momento del fallecimiento, los galenos de guardia notan algunas incongruencias en la versión de los familiares por lo que se solicita un examen médico forense, en el que se determina que la menor fallece por maltrato físico.

Por ello, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) procedieron a aprehender a Juan Arvelo y Chaleliko Barros, siendo estos los que estaban a cargo de la menor al momento del suceso.

Desde entonces estos ciudadanos han estado recluidos en el reten femenino ubicado en la sede de la Policía Estadal  y en la Policía Nacional Bolivariana, sitios fijados  como lugar de reclusión.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*