Una huelga, necesidad de camiones cisternas y adquisición de plantas han dejado los apagones en Lara

Una huelga, necesidad de camiones cisternas y adquisición de plantas han dejado los apagones en Lara

Equipo UVL Lara

En Lara la crisis eléctrica ha generado un conflicto interno de privados de libertad en una estación policial y decenas de gestiones de contingencia que funcionarios policiales y jefes de centros de detención preventiva han tenido que realizar para paliar la falta de servicios públicos que no se ha solventado desde el 7 de marzo de 2019, fecha en la que se registró el primer “mega apagón” en Venezuela

La única situación irregular que se ha presentado en la región fue en la estación policial Pata ‘e Palo de la Policía Nacional Bolivariana el pasado 11 de marzo (al cuarto día del mega apagón en el país) cuando 20 privados de libertad iniciaron una huelga de sangre a manera de protesta para exigir agua y así poder bañarse y consumir mientras que en el resto de las estaciones policiales de los distintos cuerpos de seguridad de Lara han resuelto los problemas de servicios públicos básicos tras acuerdos con asociaciones de camiones cisternas y la obtención de plantas eléctricas que generen electricidad en las comisarías.

“El desempeño policial para su trabajo habitual de seguridad en la calle y el resguardo policial no se ha escapado de la realidad que pasa el país, pero hemos logrado solventar con apoyo de algunas alcaldías que han realizado gestiones para conseguir agua mientras que cada comisionado encargado de los centros de coordinación policial han lograron obtener plantas eléctricas para tener luz en los comando y así mantener la seguridad” expresó Miguel Guedez subdirector de la Policía del Estado Lara(Polilara) cuando citó algunas de las acciones que han llevado a cabo para aminorar el impacto de los apagones.

En los 19 centros de detención preventiva que tiene Polilara a lo largo y ancho de los 9 municipios de la entidad no se han registrado conflictos internos entre los privados de libertad pero si ha impactado en su tranquilidad, en el desempeño de las funciones de policías a la hora de trasladar a los presos a audiencias en los tribunales y al cumplir las rutinas de aseo.

Por ejemplo en la estación del municipio Palavecino, según informó la comisionada Arelys Suárez, durante las visitas de familiares y el pase diario de alimentos se han visto obligados a dejar ingresar envases de agua para los presos debido a que durante los primeros dos días del primer apagón el comando quedó sin agua.

En esa comisaría, hasta el 29 de abril, tenían a 69 privados de libertad en tres calabozos quienes las primeras 48 horas del apagón del 7 de marzo no entendían lo que sucedían y expresaban su malestar a cada instante. Suárez explicó que tuvieron que explicar la contingencia con los familiares además de que debieron aplicar muchas charlas informativas a los presos para calmar los ánimos. 

“Ellos (los privados de libertad) durante el primer apagón se molestaron bastante porque no entendían la situación; ellos están encerrados y no conocen lo que ocurre afuera, sin embargo los funcionarios les explicaron lo que se estaba viviendo y entendieron. No hubo contingencia, los familiares trajeron agua potable, se les permitió el ingreso para garantizarle los derechos humanos a los privados de libertad” detalló Suárez algunas de las acciones que realizaron.

En la comisaría de Palavecino poseen un tanque subterráneo de 32 mil litros que surte de agua tanto a presidiarios como a funcionarios policiales y en la zona donde se ubica la estación (avenida La Mata una de las zonas principales de la localidad) el liquido no es constante por tubería pues llega todos los días a partir de las 5 de la tarde hasta las 5 de la mañana del día siguiente. Además de que el sistema de rebombeo que presta el servicio a todo el municipio depende de electricidad.

Suárez relató que con apoyo de diferentes miembros de la Asociación de Cisterneros de Lara,  la empresa Hidrolara (hidrológica perteneciente a la Gobernación del estado Lara) y la alcaldía de Palavecino han logrado el traslado de camiones con agua hasta la comisaria. Enumeró que con un cisterna de 9 mil litros pueden abastecerse entre uno o dos días y semanalmente necesitan de 3 a 4 para que los privados de libertad puedan tener agua sin problemas, asearse, lavar sus vestimenta y los funcionarios puedan cumplir sus rutinas diarias.

“En realidad ha sido un poco fuerte esta situación, pero los funcionarios han sabido soportar esta crisis y siempre hemos podido conseguir soluciones. Una de ellas ha sido el apoyo de las asociaciones de camiones cisternas. Para los privados de libertad que también la situación es muy fuerte nos esmeramos para que ellos puedan tener agua que tal vez nosotros no utilizamos para que ellos lo tengan”, confesó.

Expresó la comisionada que con respecto a la luz ha tocado reforzar la seguridad tanto en las calles como dentro de la comisaria. Destacó que han redoblado la cantidad de funcionarios en labor durante los apagones pero que todo ha vuelto a la normalidad desde que lograron, tras varias gestiones, “conseguir una planta generadora que cuando no contamos con el servicio las ponemos a funcionar”.


Crisis eléctrica ha obligado a los funcionarios a realizar acciones de contingencia para garantizar los derechos humanos de los privados de libertad

El hecho de sangre

 Fue­ron 20 los privados de libertad de la co­mi­sa­ría de la Po­li­cía Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na (PNB) de Pa­ta ‘e Pa­lo, en el centro de Barquisimeto, los que par­ti­ci­pa­ron en una huel­ga de san­gre, pues es­ta­ban exi­gien­do ac­ce­so al agua pa­ra to­mar y pa­ra ba­ñar­se. Esto ocurrió la madrugada del 11 de marzo de 2019.

De acuer­do a fuen­tes po­li­cia­les los pre­sos co­men­za­ron a alterarse la noche del sá­ba­do 9 de marzo en la no­che pues, su­pues­ta­men­te, lle­va­ban ca­si una se­ma­na sin po­der­ ba­ñar; es­ta situación se exacerbó de­bi­do a que por el apa­gón na­cio­nal no se les sur­tió más de agua.

Co­mo los uni­for­ma­dos hi­cie­ron ca­so omi­so a sus pe­di­dos, fue que de­ci­die­ron cor­tar­se en las pier­nas. El 11 de marzo a eso de las 10:00 de la ma­ña­na, to­dos los he­ri­dos fue­ron tras­la­da­dos en pa­tru­llas has­ta la Emer­gen­cia del Hos­pi­tal Cen­tral An­to­nio Ma­ría Pi­ne­da, don­de fue­ron aten­di­dos y luego de ser curados nuevamente los llevaron a la PNB.

Los he­ri­dos que­da­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo Edi Pas­trán, Jo­sé Ro­drí­guez, Jhon Men­do­za, Omar Cor­de­ro, Wil­der Que­ra­les, Avi­lioVé­liz, Cris­tian Ore­lla­na, Ron­ne Hur­ta­do, Jo­han Ba­rráiz, Jo­danny Gon­zá­lez, Da­niel Ro­drí­guez, Omar Lis­ca­no, Yonn­rrei­nis He­rre­ra, Dou­glas Gua­ni­pa, Go­vanny Pe­ña, Ge­o­vanny Ore­lla­na, Je­sús Col­me­ná­rez, Jo­sé Mer­lo y Kenny Sán­chez.

No hay comentarios.

Agregar comentario