Muere recluso de tuberculosis en el Centro de Formación del Hombre Nuevo “El Libertador”

Muere recluso de tuberculosis en el Centro de Formación del Hombre Nuevo “El Libertador”

Como Juan Ramón Rivas García, de 63 años, identificaron al recluso que murió de tuberculosis en el Centro de Formación del Hombre Nuevo “El Libertador”, ubicado  en Tocuyito, municipio Libertador del estado  Carabobo.

Rubén Bolívar Idrogo, UVL Carabobo

Yohana Rivas, hija del privado de libertad que murió por presunta tuberculosis, en comunicación con Una Ventana a la Libertad (UVL), sostuvo que su padre falleció el 3 de abril, pero que ellos se enteraron cinco días después.

Pero aunque fueron notificados por funcionarios del centro carcelario, diez días después fue cuando pudieron venir por el cadáver, pues toda la familia está residenciada en Higuerote y son de bajo de recurso.

“El sábado fue cuando pudimos traerlo y enterrarlo en el cementerio de Curiepe, estado Miranda. Tuvimos que pedir ayuda”, sostuvo Yohana Rivas.

Consideró la conducta de los  funcionarios del Centro de Formación del Hombre Nuevo “El Libertador” como injusta. “No es posible que ellos nos hayan avisado un día después que falleciera mi papá. Parece que estuvo como dos meses padeciendo de esa enfermedad”.

Denunció, que se pudieron enterar que Juan Ramón Rivas García llegó al extremo de no poderse mantener de pie solo. Tenía que ser ayudado por sus compañeros de celda para caminar.

Tampoco tuvo la atención médica que debió debieron darle. Según, “se enfermó por contaminación porque él llegó saludable a ese penal”, sostuvo Yohana Rivas.

Nunca tuvo sentencia

Juan Ramón Rivas García nunca tuvo sentencia. Relata la hija del recluso fallecido. Él estuvo siete años preso en El Rodeo I, estado Miranda, por los delitos de ocultamiento de arma de fuego y tenencia de droga.

Hace varios meses lo trasladaron para el Complejo Penitencia Carabobo (cárcel de Tocuyito) y el 28 de marzo del año 2019 lo pasaron para el Centro de Formación del Hombre Nuevo “El Libertador”.

“Nosotros ni sabíamos que lo habían cambiado. Nos enteramos cuando un hombre que dijo ser un funcionario nos llamó para avisarnos de la muerte de mi papá. Somos tan podres que no teníamos para visitarlo desde Higuerote hasta Tocuyito. Nos comunicábamos con él por teléfono”, reveló la hija del difunto. 

No hay comentarios.

Agregar comentario