Quiénes Somos

UNA VENTANA A LA LIBERTAD

cnp

 

Contribuimos con la humanización de los recintos carcelarios

Una Ventana a la Libertad es una organización no gubernamental, fundada el 10 de diciembre de 1997, en Caracas, Venezuela.

Misión

Promover y defender los Derechos Humanos de las personas privadas de la libertad en Venezuela a través de la investigación, la creación de propuesta legislativas en materia penitenciaria y la formulación de políticas públicas que vayan en beneficio de la población penitenciaria y sus familiares.

Visión

Ser referente global en la transformación y humanización de los recintos penitenciarios.

Valores

Humildad. Es importante conocer las propias limitaciones, asumir los fracasos, y procurar siempre el mejoramiento del bien común.
Transparencia. Llevamos a cabo prácticas y métodos a la disposición pública, sin tener nada que ocultar

Innovación. Buscamos constantemente la mejor manera de hacer las cosas, implementando técnicas, procedimientos e iniciativas, que permitan mejorar los procesos y el crecimiento de la organización.

Eficiencia. Utilizamos de forma adecuada el mínimo de recursos disponibles y de tiempo para alcanzar los objetivos y metas programadas.

Eficacia. Apreciamos la capacidad de alcanzar el efecto deseado tras la realización de una acción.

Esperanza Tenemos confianza en que si podemos contribuir a mejorar las condiciones de vida y el respeto de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad

Colaboración. Propiciamos la creación de redes y la construcción de relaciones en aras de generar alianzas que permitan el beneficio mutuo, para abordar desafíos sociales aparentemente irresolubles en materia penitenciaria.

 

Reseña Histórica:

UNA VENTANA A LA LIBERTAD, UVAL, es una organización no gubernamental fundada en Caracas, Venezuela, el 10 de diciembre de 1997 dedicada a la defensa y promoción de los derechos humanos de las personas que se encuentran privadas de libertad. Desde su fundación El Presidente de Una Ventana a la Libertad UVAL es el abogado Carlos Alberto Nieto Palma @cnietopalma.

Una Ventana a la Libertad www.ventanaalalibertad.ml se gesta en un momento donde la opinión pública venezolana vivía consternación por la violación continua de los derechos más elementales de los reos, por hacinamiento, indolencia e intereses oscuros, producto de la falta de una política penitenciaria coherente. El 9 de febrero de 1996, el Papa Juan Pablo II, en su visita a Caracas reclamó para los presos “Condiciones de vida más acorde con la dignidad humana” y “que se favorezca la reeducación y formación de los detenidos”.

En el mes de octubre de ese mismo año, la violencia penitenciaria volvió a sonar sus alarmas con la masacre de la cárcel La Planta, donde murieron 27 internos calcinados de mano de sus custodios. En 1996, los defectos del sistema penitenciario venezolano atrajeron la atención internacional. Delegaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, del parlamento Europeo, Human Rights Watch y Amnistía Internacional visitaron Venezuela e instaron al gobierno a que instituyera reformas”. Todo ello llevó al gobierno presidido por Rafael Caldera a llevar a cabo, en marzo de 1997 la implosión del Retén de Catia, símbolo del deficiente sistema penitenciario de finales del siglo XX venezolano, con el propósito de darle inicio a un proceso de humanización de los recintos carcelarios.

El equipo impulsor de UVAL integrado por el abogado Carlos Nieto y la periodista Carol Carrero, motivado por la urgente necesidad de presionar para acelerar el proceso de reforma en los centros penitenciarios diseñan zendos foros – talleres dentro y fuera de las cárceles del país, que ofrecieran estrategias y propuestas innovadoras para la transformación de los recintos penitenciarios.

En diciembre de 1996, con la aprobación de la Dirección del Internado Judicial El Junquito realizan el I Foro Taller Los jóvenes Internos Tomamos la Palabra, que contó con la participación voluntaria de 191 internos, con experiencia de reclusión en diferentes centros penitenciarios de Venezuela. En octubre de 1997 el mismo equipo promotor organiza un II Foro Taller titulado “I Jornadas de Reflexión y compromiso: ¿Hacia dónde van nuestras cárceles?” donde logran reunir a 32 organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para dar respuesta a las peticiones de los internos. Como producto de ese segundo encuentro, UVAL se convierte en la primera organización no gubernamental que se funda en Venezuela para trabajar en red, específicamente el tema penitenciario.

A lo largo de estos años, la ONG ha trabajado en la formación de presos y familiares de privados de libertad en torno al tema de los derechos de los privados de libertad. En 1998, gracias a una serie de proyectos elaborados para capacitar a internos en Derechos Humanos y Beneficios Procesales y Fórmulas Alternativas de Cumplimiento de Condena, Una Ventana a la Libertad, logra el apoyo financiero de la Embajada Británica y el apoyo logístico de la Fundación de Servicios Penitenciarios del Estado Miranda (Funsepen).

UVAL capacita en el tema a 80 internos en cada una de las 6 cárceles del Estado Miranda. En total se formaron 480 internos que pudieran ejercer el rol de facilitadores de estos contenidos para iniciar procesos de educación y trabajo dentro de la población de sus respectivos penales.

En Parque Central, Caracas, del 29 al 31 Enero de 1999, Una Ventana a la Libertad, organiza las II Jornadas de reflexión y Análisis ¿A dónde van nuestras cárceles?, a donde participan 51 organizaciones. Como producto de estas II Jornadas se acuerda presentar dos documentos. Uno, “Conclusiones de las II Jornadas de Reflexión y Compromiso ¿Hacia dónde van nuestras cárceles?”, donde se presentan una serie de propuestas para la transformación estructural del sistema penitenciario. Dos, el documento “Propuestas para elevar la calidad de vida de los privados de libertad”, en el cual UVAL presenta una síntesis de todas las propuestas hechas en los diferentes foros talleres organizados por la organización que apuntaban a la dignificación de los internos.

Una Ventana a la Libertad, ante la carencia de conocimientos de la población venezolana en el tema de Derechos Humanos, y sobre todo en los estratos más humildes del país, se ha dedicado ininterrumpidamente, a formar a la colectividad en general sobre cuáles son sus derechos y los mecanismos existentes para exigirlos y defenderlos ante diferentes instancias nacionales e internacionales. Desde el año 2008 hasta 2015, con el proyecto de formación “Derechos Humanos en Tiempos de Crisis” ha formado aproximadamente a 2500 multiplicadores a nivel nacional.

En el campo de la reforma de instrumentos jurídicos a favor de la transformación penitenciaria en Venezuela, UVAL, a través de la participación de su Coordinador Nacional, Carlos Nieto Palma, formó parte de la Comisión de Funcionamiento y Reestructuración del Sistema Judicial de la Asamblea Nacional Constituyente con la activa participación de la Sociedad Civil. También acompañó al Dr. Elio Gómez Grillo, en la Comisión de Administración de Justicia de la Asamblea Nacional Constituyente, en la elaboración del Artículo 272 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que fue aprobada en 1999, donde se establece cómo debe ser el nuevo sistema penitenciario venezolano.

Ante instancias nacionales como la Fiscalía General de la República y la Defensoría del Pueblo, UVAL ha defendido la violación de derechos de los privados de libertad. Desde el año 2005, Una Ventana a la Libertad ha acudido a instancias internacionales como La Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos OEA, y el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas ONU para denunciar la situación de violación de Derechos Humanos en las cárceles venezolanas. Ejemplo de ello han sido los casos de La Masacre de la cárcel de Uribana, ocurrido en diciembre de 2013 y el Envenenamiento de Reclusos en la Cárcel de Uribana de 2014.

La misión de UVAL ha sido presionar, desde la sociedad civil organizada, por la modernización de la administración penitenciaria y la redefinición en términos prácticos del sistema penal, el respeto de los derechos humanos de los privados de libertad y la educación para la libertad desde la privación o no de la misma.

Una Ventana a la Libertad. Desde sus inicios ha permanecido atenta al acontecer del Sistema Penitenciario Venezolano y ha dado a conocer públicamente sus criterios sobre la funcionalidad del mismo. A través de conversatorios, conferencias, participación en los medios de comunicación social y uso de las redes sociales @ventanalibertad y www.ventanaalalibertad.ml. UVAL ha contribuido a mantener informada a la colectividad sobre la situación penitenciaria.

En el marco del proyecto de formación Derechos Humanos en Tiempos de Crisis, la organización mantiene acuerdos de cooperación con el Diario “El Nacional”, en Caracas, donde se dictan frecuentemente talleres de formación en derechos humanos, y con la Fundación Francisco Herrera Luque y Cultura Chacao donde se realizan conversatorios con personalidades vinculadas al mundo de los derechos humanos, para que asistan de manera gratuita las personas interesadas.

El diseño del rumbo a seguir para comprometer y poner a reflexionar a internos, familiares, voluntarios, especialistas en la materia, organizaciones no gubernamentales y gubernamentales, Instancias internacionales, medios de comunicación y organizaciones de cooperación internacional sobre cómo participar en la transformación penitenciaria venezolana ha constituido a lo largo de casi dos décadas el foco de atención del trabajo voluntario de Una Ventana a la libertad.

Por estar considerada Venezuela, como el segundo país más violento del mundo, UVAL desarrolla desde 2016, el proyecto de investigación “Monitoreo a la Situación de los Centros de Detención Preventiva en Venezuela”, en las ciudades que reúnen el mayor número de población penal del país, la Gran Caracas, Barquisimeto, Coro, Maracaibo, Maturín y Valencia.