Recluso fue asesinado por sus compañeros de celda en Policía de Naguanagua

Recluso fue asesinado por sus compañeros de celda en Policía de Naguanagua

Comisario Alexander Márquez, Jefe de PoliNaguanagua.

Comisario Alexander Márquez, Jefe de PoliNaguanagua.

viernes, 7 de octubre de 2016

Un recluso que respondía al nombre de  Carlos Ojeda Ojeda fue asesinado por sus compañeros de celda dentro del Comando de la Policía de Naguanagua, en el estado Carabobo.

Según las primeras versiones, el hecho ocurrió presuntamente por el control del limitado espacio del calabozo.

Ojeda Ojeda pertenecía a la “Banda del Piojo”, que mantenía azotadas a las poblaciones de Trincheras, La Entrada y sus alrededores, y estaba detenido por violación.

La información fue suministrada por el jefe de la Policía Municipal de Naguanagua, comisario Alexander Márquez, quien explicó que el hecho tuvo lugar en horas de la mañana de este viernes, mientras los detenidos exigían ser traslados al Centro Penitenciario Nacional de Valencia, conocido como Penal de Tocuyito.

“Lamentablemente, es parte de las consecuencias derivadas de la compleja situación que vivimos en muchos de los comandos policiales del país, por cuanto las autoridades competentes no nos autorizan los traslados de los reos hacia el penal, generando gran hacinamiento dentro de nuestros calabozos y la pugna entre los detenidos por su espacio”, explicó Márquez.

De igual manera dijo que ante la insuficiencia del espacio físico para su permanencia y la no celeridad en los traslados, permanece el riesgo de que situaciones como esta se repitan.

Detalló que actualmente se encuentran detenidos allí 76 hombres y 5 mujeres.

Inmediatamente, el caso fue referido al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y a la Fiscalía para presentar a los presuntos homicidas de Ojeda Ojeda.

Polinagua recaptura a evadido en tiempo récord

En horas de la tarde de este jueves un detenido de nombre Carlos Alberto Mendoza Zerpa, de 19 años de edad, manifestó sentirse mal de salud, por lo que pidió a sus custodios la ayuda médica.

Fue así como el guardia del retén se dispuso a canalizarle el auxilio de carácter médico, momento que el detenido aprovechó para escabullirse, trepando por la pared hasta el techo del galpón trasero de la Comandancia.

De inmediato se activó la persecución por parte de los funcionarios policiales, quienes lograron su captura a unos 200 metros del recinto policial, en un terreno cercano, donde se escondió debajo de unas láminas de zinc.

Luego, Mendoza Zerpa recibió la evaluación y atención médica necesaria y ya se encuentra bajo custodia policial nuevamente.

No hay comentarios.

Agregar comentario