En huelga de hambre desde el viernes 13 privados de libertad en Politorbes

En huelga de hambre desde el viernes 13 privados de libertad en Politorbes

Por La Nación

Foto: La Nación

Trece privados de libertad que permanecen recluidos en la única celda con la que cuenta  la Policía Municipal de Torbes -Politorbes-, se encuentran en huelga de hambre, desde  el pasado viernes, como una medida de protesta, exigiendo el traslado de al menos cinco de ellos que ya han sido condenados por los distintos delitos que cometieron.

En este sentido, el comisionado agregado Richard Osorio, director de Politáchira, señaló que las condiciones en que se encuentran los privados de libertad no son las más idóneas, sobre todo en lo que tiene que ver con el insuficiente espacio que ocupan, en razón de que al tratarse de un centro de reclusión preventiva -donde deberían estar solo algunas horas-,  la medida de esta celda es apenas de tres metros de largo por metro y medio de ancho, lo que representa vivir hacinados.

“Hay internos que fueron condenados hace más de tres años y todavía continúan aquí, donde no gozan de los beneficios que, por su misma condición, podrían  tener en cualquier internado judicial  o centro  penitenciario del país, donde les garantizarían la alimentación, las visitas periódicas de sus familiares, espacios y tiempo dedicados a la recreación, estudios o capacitación laboral; en fin, una  serie de situaciones a las que tienen derecho y que aquí no podemos darles”, dijo Osorio.

Mientras que los cinco internos condenados exigen ser trasladados a cualquiera  de las penitenciarías del país, los otros ocho detenidos, que apenas están siendo procesados, apoyan sus demandas, por cuanto al concretarse el traslado de los primeros, estos podrían disfrutar de un poco más del espacio físico en la reducida celda.

“Lo que quieren es eso, que los lleven a un reclusorio más apropiado. En diciembre nos dieron siete cupos para el Internado Judicial de Barinas, pero regresaron a cuatro de los presos porque apenas son procesados y allí solo aceptan personas que ya han sido  condenadas, de manera que desde el viernes decidieron hacer una huelga de hambre para que el Ministerio de Asuntos Penitenciarios les asigne los cupos, que esperan les den pronto. Piden que si el ministerio aprueba nuevos cupos, para el CPO u otro internado, que sea para estos cinco condenados. Piden ser tomados en cuenta”.

Solo cuatro o cinco de estos presos que permanecen en Politorbes reciben diaria y constantemente el desayuno, almuerzo y cena, que les llevan sus familiares.

Pero ni la cantidad ni la calidad de los alimentos (en cuanto a balance nutricional) son las más óptimas, dada la situación económica que padecen los venezolanos para conseguirlos y el elevado precio que tienen, cuando pueden comprarlos.

Sin embargo, estos cuatro o cinco presos comparten su comida con el resto de sus compañeros, lo que implica que ninguno de ellos está bien alimentado, por cuanto a Politorbes ningún organismo le financia o suministra la alimentación de los privados de libertad que tienen allí.

Por otra parte, por ser este un centro de detención preventiva, tampoco cuenta con sanitarios dispuestos para presos, por lo que sus necesidades básicas y las duchas las tienen que hacer en los baños de los dormitorios de los funcionarios policiales.

A la vez que esto representa incomodidad, pues cuando lo necesitan, deben sacarlo uno a uno de las celdas y, custodiados por cinco o seis policías, ser trasladados hasta los dormitorios; también representa un riesgo para los uniformados, de fuga o de intento de desarmarlos, cada vez que quitan los candados para  facilitarles este servicio, peligro que no existiría en un centro de reclusión adecuado.

Esperan que los organismos correspondientes tomen en consideración esta demanda, que a través  de una huelga de hambre, desde hace cinco días, están haciendo los trece privados de libertad que ocupan la única celda que existe en Politorbes. (MB)

No hay comentarios.

Agregar comentario