Detenido en Policía Municipal de Barquisimeto muere por inanición

Detenido en Policía Municipal de Barquisimeto muere por inanición

lunes, 31 de octubre de 2016

Enderson José Giménez Torres, de 21 años, detenido en los calabozos de la Policía Municipal de Iribarren (Barquisimeto), falleció el jueves 28 de octubre por inanición. Giménez había sido detenido hace un año por robo a mano armada a un autobús que prestaba servicio de transporte público y su condición se deterioró en los últimos seis meses porque no recibía alimentos.

Héctor Medina, director de la Policía de Iribarren, confirmó el deceso y declaró a medios locales que las condiciones de Giménez eran “complicadas”. Agregó que este cuerpo de seguridad no contaba con presupuesto para asumir los costos de “esas necesidades”, refiriéndose a la alimentación de los ciudadanos en custodia del Estado.

“Sí hay desnutrición, hay reos que están flacos, pero es porque reciben comida una vez por día, mientras que hay otros que no tienen familiares en Barquisimeto y se les hace más complicado”, explicó Medina. Allegados de otros reclusos se instalaron en la sede de la PMI y exigieron respeto a los derechos humanos de los detenidos y el cese de supuestos abusos, maltrato físico y verbal.

Giménez permaneció un año en una celda de tres metros cuadrados con al menos otros 89 detenidos. Fotografías publicadas por el diario La Prensa de Lara muestran el cuerpo de Giménez en estado esquelético. Sus familiares afirmaron a este medio que le llevaban alimentos al menos una vez por semana.

“No todos los días lo visitábamos, pero mi hermano sí iba una vez por semana y le llevaba algo para comer”, dijo Michell Giménez, hermana del fallecido. Añadió que hace un mes, cuando lo vio por última vez, notó que había perdido “mucho peso”. Una prima aseguró que Giménez “pasaba mucha hambre”.  La familia reside en el barrio Los Sin Techo, al oeste de Barquisimeto (occidente del país).

En la sede de la Policía Municipal de Iribarren hay 90 detenidos, de los cuales 25 ya han sido sentenciados y recibieron penas de entre cuatro y cinco años, reconoció Medina. “Los tribunales ordenan los traslados a otros centros penitenciarios, pero no los aceptan y los devuelven”, dijo.

También afirmó que la PMI ha enviado comunicaciones al Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo para solicitar apoyo y dar respuesta al problema de la malnutrición de los detenidos, pero no han recibido respuesta.

Nota de Prensa

Una Ventana a la Libertad

No hay comentarios.

Agregar comentario