Ausencia de respeto a los Derechos Humanos caracteriza estadía en calabozos del Sebin

Ausencia de respeto a los Derechos Humanos caracteriza estadía en calabozos del Sebin

La organización no gubernamental Una Ventana a la Libertad (UVL) dedicada desde hace 19 años a la defensa y promoción de los derechos humanos de las personas privadas de libertad, presento el informe Situación de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad en los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en el Helicoide y Plaza Venezuela.

Para la realización de esta investigación que da a conocer las condiciones de reclusión en las celdas del Sebin, el equipo de investigación de Una Ventana a la Libertad acudió básicamente a fuentes vivas, algunas de las cuales estuvieron detenidas en los calabozos de esa institución. También fueron recopilados documentos impresos, fotográficos y audiovisuales. El trabajo de campo correspondiente fue desarrollado durante los meses de mayo y junio de 2017.

Para el momento en que se realizó el informe el Sebin Helicoide tenía una población de 340 reclusos, siendo su capacidad real para 80 personas teniendo niveles de hacinamiento del 300 %.

El documento indica que en el Sebin Helicoide, el espacio total disponible para los detenidos es de aproximadamente 321 metros cuadrados. Esto indica que el promedio de espacio por detenido es inferior a un metro cuadrado por recluso

La población recluida en el Sebin Helicoide en 80% de su población está por razones políticas y existe un 20% de presos por delitos comunes, entre los que se encuentran Walid Makled y sus hermanos, los asesinos de Robert Serra y Eliecer Otayza.

En las celdas del Sebin Helicoide los detenidos corren permanentemente el riesgo de ser objeto de tratos vejatorios o crueles, y en ocasiones torturas.

Igualmente, el informe refleja que en el centro de reclusión de Plaza Venezuela hay siete celdas, existiendo para el momento del estudio solo 3 reclusos, este recinto es utilizado para generar condiciones de “aislamiento celular” en las que las personas pierden la noción de temporalidad. Las celdas de seis metros cuadrados, además, están dispuestas de una forma tal que a los presos les resulta muy difícil comunicarse unos con otros.

Una Ventana a la libertad concluyo en su investigación que los centros de reclusión preventiva del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en el Helicoide y Plaza Venezuela, aunque distintos en su configuración y características físicas, forman parte de un sistema de utilización de la privación de libertad con fines políticos, por una institución cuyo objetivo primordial es la preservación del proceso revolucionario.

Se evidenció la constante y permanente violación de los derechos humanos de las personas privadas de libertad y la inexistente aplicación de ningún tipo de normativas internacionales en torno al trato digno que debe brindárseles especialmente en lo referente a clasificación, sobrepoblación, insalubridad, ausencia de régimen de estudio, trabajo y uso del tiempo de ocio, tratos crueles e infamantes, torturas, privación ilegítima de libertad y atención médica.

Nota de Prensa

Una Ventana a la Libertad

No hay comentarios.

Agregar comentario