Una Ventana a la Libertad solicitó a la CIDH que haga seguimiento a la crisis en los calabozos policiales

Una Ventana a la Libertad solicitó a la CIDH que haga seguimiento a la crisis en los calabozos policiales

El coordinador general de la ONG, abogado Carlos Nieto Palma, denunció las irregularidades del sistema penitenciario venezolano desde Quito, Ecuador

Prensa Una Ventana a la Libertad

Este martes 12 de noviembre de 2019 el coordinador general de Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto Palma, expuso la situación de las personas privadas de libertad en Venezuela, durante la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el marco del 174 periodo de sesiones.

El abogado Carlos Nieto Palma denunció en la audiencia de la CIDH que los calabozos policiales, que son espacios para albergar a personas por lapsos de 48 horas, se han convertido en unas cárceles paralelas.

“Queremos pedir a la CIDH que muestre atención a la situación que se vive en los centros de detención preventiva que en Venezuela se han convertido en cárceles permanentes donde ocurren violaciones masivas a los derechos humanos de las personas allí recluidas. Además es importante que insistan en la realización de visitas a estos espacios para constatar la situación”, precisó el coordinador general de Una Ventana a la Libertad.

Durante su presentación, Carlos Nieto Palma compartió cifras que ha confirmado la organización que representa: “El número de privados de libertad en Venezuela es un aproximado de 110.000, de los cuales 8.000 son mujeres”.

Sin embargo, el experto en derechos humanos advirtió que en el país hay una dualidad de sistemas penitenciarios: “Uno es legal, que depende del Ministerio de Servicio Penitenciario y el segundo es el paralelo o de facto, que funciona en los centros de detención preventiva o calabozos policiales y en donde se encuentran aproximadamente 65.000 reclusos (...) Estos CDP dependen de los diferentes cuerpos policiales: nacionales, estadales o municipales, así como policías científicas y componentes de las Fuerzas Armadas de Venezuela, como la Guardia Nacional”.

Carlos Nieto Palma también explicó que en Venezuela existen 45 cárceles que dependen del Ministerio de Servicio Penitenciario y un aproximado de 500 centros de detención preventiva en los 24 estados del país. En la actualidad, Una Ventana a la Libertad tiene a un grupo de investigadores que monitorea la situación en los centros de detención preventiva en 15 regiones venezolanas.

“La situación es muy grave en ambos sistemas penitenciarios en los que se sufren las mismas violaciones a los derechos humanos. Pero realmente en los centros de detención preventiva la situación es mucho más grave, pues en estos espacios no hay infraestructura carcelaria, ni planes de reinserción para la población penitenciaria”, manifestó Nieto Palma.

El representante de Una Ventana a la Libertad precisó que 203 calabozos policiales son monitoreados por el equipo de investigación de la ONG. El hacinamiento es uno de los principales problemas en los centros de detención preventiva: “Estos 203 calabozos policiales tienen un hacinamiento de 509.58%, de acuerdo con las cifras expresadas en nuestro informe del primer semestre de 2019, pues la capacidad de estas comisarías es de 3.734 personas, pero en realidad albergan a un aproximado de 19.028 reclusos”.

Joel Hernández, comisionado de la CIDH, expresó su preocupación ante estas cifras, debido a que la media regional en cuanto al hacinamiento es de 36 por ciento, número que es muy superior en el caso de Venezuela. También enfatizó que en todo momento han tenido el interés de visitar el país para constatar estas denuncias, pero advirtió que no les dan dado garantías de seguridad y cooperación para ese trabajo.

168 reclusos murieron en el primer semestre de 2019

Al menos 168 reclusos murieron en el primer semestre de 2019 en los 203 calabozos policiales monitoreados por Una Ventana a la Libertad. Así lo destacó Carlos Nieto Palma durante la audiencia de la CIDH.

“De esos 168 privados de libertad que murieron en centros de detención preventiva que nuestros investigadores monitorean, 42 perdieron la vida por enfermedades, 37 murieron en intentos de fugas, 30 fueron asesinados en riñas y el resto de los 36 internos murieron por causas que no se pudieron precisar. A esta cifra de fallecidos debemos sumarle la de los 30 reclusos que murieron el pasado mes de marzo en un CDP en el estado Portuguesa. Los eventos carcelarios más graves que han ocurrido en Venezuela en los últimos dos años han sido en calabozos policiales. Recordemos que en marzo de 2018 hubo una tragedia en la Policía del Estado Carabobo con un saldo de 69 personas que murieron quemadas, entre los que estaban dos damas de visita”.

El próximo jueves 14 de noviembre el coordinador general de Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto Palma, dictará en Quito, Ecuador, la siguiente Conferencia: La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Situación de las personas privadas de libertad de Venezuela en la Escuela de Derechos de la Universidad Central del Ecuador (UCE).

Los interesados en ampliar información de la situación carcelaria en Venezuela y en conocer las investigaciones que ha desarrollado el equipo de la ONG, pueden ingresar a la página de UVL unaventanaalalibertad.org.

No hay comentarios.

Agregar comentario