Lara ǀ A 190 presas sube la cantidad de recluidas en Uribana luego de recibir un traslado de La Pica

Foto crédito: UVL – Lara El anexo femenino llegó a albergar más de 600 presas en el año 2014, pero las presas actualmente están preocupadas porque el servicio de agua potable es muy deficiente y la comida no abunda para las 190 que actualmente hay

53 privadas de libertad arribaron a Lara luego de ser desalojado el anexo femenino del Centro Penitenciario de Oriente

“Allí hay muchas camas todavía, pero obviamente que lleguen más presas complica la situación con el agua y la comida. Esas mujeres luchan a diario por esas cosas, además de la convivencia diaria” es la preocupación que manifestaron familiares de una privada de libertad del Centro Penitenciario David Viloria, ubicado al norte de Barquisimeto estado Lara, a Una Ventana a la Libertad (UVL) cuando informó que a esta cárcel arribaron 53 reas proveniente del Centro Penitenciario de Oriente, mejor conocido como La Pica. 

El traslado de este medio centenar de reclusas se debe a que el anexo femenino de la cárcel oriental fue desalojado por el Ministerio de Asuntos Penitenciarios luego de que en ese penal se registrara un motín violento el pasado 31 de mayo. Según se pudo conocer por fuentes internas de Uribana, como también se le conoce a David Viloria, que el sábado 11 de mayo llegaron las mujeres detenidas al anexo larense. 

Sumando las presas que llegaron de La Pica, la cantidad de reclusas que ahora hay en “Rodeíto” (otro nombre que le acuñan al anexo femenino de Lara) es de 190 que no representa una situación grave de hacinamiento, pero que según las fuentes consultadas se convierte en dificultades para la distribución de la poca agua que les llega y almacenan en tanques además de la comida que ellas mismas se cocinan. 

“Muchas de esas presas llegaron sin nada. Apenas con la ropa y como son de tan lejos ¿quién les va a traer comida?. Supe que otras presas las están ayudando desde el sábado que llegaron, que si con comida, para que se bañen y toallas, pero eso es por pocos días. Cuando no haya comida y agua, las presas se la van a ver feo” expresó la pariente de una de las reas quien prefirió no revelar su nombre. 

Días antes de que llegaran las presas de La Pica, en el anexo femenino de Uribana las autoridades junto a las custodias, reubicaron a unas privadas de libertad y adecuaron un área para las orientales. Se conoció que entre las reclusas que llegaron, hay alrededor de 20 señoras que son de la tercera edad y que necesitan de medicamentos para algunos padecimientos que tienen. 

Loading

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*