Descongestionamiento de internos de la Comandancia General de la Policía multiplicó problemas de hacinamiento y salubridad en otros CDP

Foto: Cortesía

Peor fue el remedio que la enfermedad. Familiares de reclusos que estaban en la Comandancia General de la Policía de San Felipe en Yaracuy, y que comenzaron a ser trasladados a otros Centros de Detención Preventiva, a raíz de la fuga masiva registrada en agosto, denuncian serios problemas de hacinamiento y salubridad en los nuevos reclusorios. 


Aunque desde la Secretaría de Seguridad Ciudadana y el Poder Judicial no hay información oficial desde hace meses, ha sido público, notorio y comunicacional que se han producido diversos traslados desde los calabozos de la Comandancia a otros recintos policiales, tal es el caso de Nirgua, Veroes, Cocorote y La Trinidad desde agosto pasado. 


Ahora, los familiares de muchos de esos internos que están en estos nuevos centros de detención, denuncian que las celdas o lugares habilitados para tal fin son insuficientes para el número de internos ingresados. Sostienen que con esta situación han empeorado sus cuadros de salud, incluso informan de brotes de enfermedades como tuberculosis y escabiosis. 
Además añaden que por lo lejano de estos lugares se les hace muy difícil llevarle alimentos, ropa y medicamentos. Aunado a que el retardo procesal sigue siendo el pan nuestro de cada día. 


Información extraoficial recolectada por el equipo de UVL establece que en la  Comandancia General de la Policía en la actualidad existen poco más de 320 internos en un lugar que fue construido para albergar a unos 100, mientras que las comisarías  que tienen mayor número de detenidos son las de Marín, Juan José de Maya, Albarico (San Felipe), La Morita y Cocorote (Cocorote), Nirgua (Nirgua), Chivacoa (Bruzual), Yaritagua (Peña), (Farriar) Veroes y Guama (Sucre), en este último centro de detención es donde se encuentran las mujeres privadas de libertad en Yaracuy, se estima que en el lugar hayan unas 50 féminas tras las rejas.

Loading

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*