Carabobo | Reclusas del anexo femenino de Tocuyito denuncian trato cruel y vejaciones contra ellas y sus familiares

Foto: Referencial

Equipo UVL Carabobo

Valencia.- Las reclusas del anexo femenino del Complejo Penitenciario de Carabobo (penal de Tocuyito) denuncian presunto trato cruel y vejaciones por parte de la directora del recinto carcelario contra ellas y sus familiares.

A través de sus parientes, las internas le piden a la minsitra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, Mirelys Contreras,  y al fiscal general de la República, Tarek William Saab, para que investiguen a la directora del anexo femenino, Maryuri Martínez; a quien llaman “lucifer”, por su presunta conducta inhumana.

“Hacemos un llamado a los representantes de los derechos humanos, al fiscal Saab y a las autoridades del  régimen penitenciario para que por favor tomen en cuenta a las privadas de libertad”.

Problemas con la alimentación

Otra de las situaciones graves que están viviendo es con la alimentación porque el  Gobierno no tiene como sustentar  las necesidades alimentarias de la población penitenciaria.

Los familiares que hacen el esfuerzo cada día de llevarles comida ante el hambre  que padecen las reclusas, son amedrentados verbalmente por la directora Maryuri Martínez. “Ella abusa de su cargo”, sostienen tanto las presas como los parientes.

“La directora insulta al familiar de cada privada y eso es injusto. No queda más que  soportar sus humillaciones.  Otra cosa, ella  decide a su antojo qué cantidad de comida puede ingresar”.

Esto no puede seguir así, sostienen. Cómo es posible que no permita el ingreso de una salsa o una mayonesa que en realidad no es algo de considerarse que se deba limitar”, se quejan las agraviadas.

Afirman, que esta ciudadana no se imagina el esfuerzo que cada madre, padre o cualquier familiar hace para llevar los días autorizados un producto alimentario o de aseo personal. “La directora sin ningún miramiento echa para atrás el artículo argumentando que es mucha cantidad”.

“Ella no piensa que tal vez ese familiar no vuelva a regresar a una visita hasta que pueda comprar los útiles necesarios para la privada de libertad que visita”.

Otro de los pedidos que hacen las internas del anexo del penal de Tocuyito, es el cuidado que deben tener al momento de revisar las comidas preparadas que les llevan:  Ustedes creen que es justo que una madre se despierte de madrugada a cocinar y al llegar al anexo de reclusión la comida que prepara con tanto amor sea removida como si fuera para un animal? Pues, no es justo.  

“Sí cometimos errores y los estamos pagando al estar en este lugar,  pero nuestros familiares no deben ser humillados. Dónde quedan las leyes, los derechos humanos?

Exigen sanción para la autora de estos insultos que consideran una violencia psicológica. “Estamos desesperadas y sufrimos en silencio por nuestros familiares. Hacemos un llamado a las autoridades pertinentes para que se aboquen a resolver esta situación. Hay pánico, miedo e incertidumbre. Por favor,  necesitamos que nos ayuden”.

Castigo inhumano

Las privadas de libertad aseguran que el respeto no se obtiene produciendo miedo, terror ni tratos crueles: “Esta situación se está generando en el anexo de Tocuyito. La directora impone un orden  decadente donde guinda a las privadas con las manos hacía atrás. Ustedes consideran que estos métodos de torturas utilizados en tiempos de guerra deben ser implementados en pleno siglo XXI? Tomen las acciones necesarias, no contra la población penitenciaria, sino contra “lucifer”.

Loading

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*