Procesos de excarcelación en Nueva Esparta se aceleraron con la Revolución Judicial

Foto: Referencial

En el estado Nueva Esparta los Centros de Detención Preventiva (CDP) han recibido una especie de aire con la puesta en marcha de la Revolución Judicial. Desde que se conoció que esta comenzaría a operar a mediados del 2021, los Tribunales y el Ministerio Público aceleraron los procesos judiciales.

En primera instancia empezaron a enviar boletas de excarcelación a varios CDP, con el fin de que una vez llegaran los miembros de la comisión no existiera tanto hacinamiento en los calabozos. El director de la policía de Maneiro, Jean Carlos Carry, resaltó que para estar seguros de la veracidad de las boletas de excarcelación llaman al juez de la causa para verificar que las firmó.

“En otros estados se ven casos de que se emiten boletas, pero el juez de la causa no tiene conocimiento. Nosotros nos cercioramos de la veracidad de la boleta, para curarnos en salud”.

Explicó que cuando comenzó la Revolución Judicial llegaban boletas a las 11 de la noche, pero en esta base no se liberaron los reos sino hasta la mañana siguiente.

“En ese momento no íbamos a sacar a alguien a esa hora de la noche, eso es un peligro. En todo caso los sacamos del calabozo y llamábamos al fiscal. Si todo estaba en orden eran liberados a las 7 de la mañana, cuando por lo menos ya pasa un autobús”.

Por su parte, el director de la Policía Municipal de Mariño (PoliMariño), Ángel Narváez comentó que la Revolución Judicial permitió descongestionar los CDP en Nueva Esparta.

“Teníamos muchos privados de libertad con delitos menores que no habían sido atendidos, con la Revolución Judicial salieron rápido. Los que están por delitos más complejos se tardan un poco más, pero el proceso de condena tampoco es tan tardío”.

Rosa Marín, tuvo a su esposo seis años detenido por microtráfico, durante este tiempo el proceso judicial fue demasiado lento. “Todo el proceso duró años. Cuando supe de la Revolución Judicial lo atendieron. Al principio sacaron a varios, hasta en la noche. Pero mi esposo no era atendido. Pasaron unas semanas hasta que llegó la boleta. Pagó más tiempo de lo que debía”.

A su juicio este proceso es positivo pero no lo considera como algo que debería existir. “Lo normal es que los Tribunales funcionen, que se cumplan los lapsos para cada paso del juicio. No esperar por años por algo que le lave la cara”.

Aunque su esposo tiene varios meses en libertad comenta que aún hay muchos presos que no han sido atendidos en los Centros de Detención Preventiva (CDP) de Nueva Esparta.

“Los Tribunales en Nueva Esparta han tenido un avance, creo que se pusieron las pilas. La deuda es tan alta que no se han podido poner al día con los presos y con sus familiares que sufren igual o más que ellos”.

Un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), que prefiere no identificarse, comentó que la Revolución Judicial está mejor estructurada que el denominado Plan Cayapa. En este último el Ministerio Penitenciario solo buscaba números.

“Con el Plan Cayapa solo buscaban tener números, lo que quería el Ministerio Penitenciario era decir que sacaron a tal cantidad de privados de libertad, sin importar nada. En cambio con la Revolución Judicial se entrevista a cada uno y se adelanta el proceso”.

En la PNB durante la última visita de la Revolución Judicial se atendieron a 134 presos, de los cuales se dieron 5 libertades, 8 cambios de medida (casa por cárcel) y 4 sentenciados pero al tener penas menores se les concedió la libertad.

El funcionario dijo que el proceso de excarcelación es inmediato, ya que está presente el juez, el fiscal, defensor y miembros del Ministerio Penitenciario.

“Las firmas que deben ubicarse están en un solo sitio. Podría decir que el proceso más tardío es el de casa por cárcel porque se requiere armar una comisión que lleve al privado hasta su casa”.

Una mejoría por parte de las autoridades

Los funcionarios de los diversos cuerpos de seguridad han resaltado que notan una mejoría por parte de los Tribunales y el Ministerio Público en el estado Nueva Esparta.

El director de PoliMariño, Ángel Narváez aseguró que las presentaciones de los privados de libertad son mucho más rápidas y han agilizado los procesos.

“Nosotros llevamos a los reos de PoliMariño y se les da atención. No sabría decir el motivo, pero estamos más tranquilos ahora”.

A su vez, Jean Carlos Carry, director de PoliManeiro, comentó que aunque ha mejorado la atención por parte de los tribunales, asegura que aún tiene presos que no han sido atendidos.

A pesar de que la Revolución Judicial es calificada como positiva para los funcionarios de los cuerpos policiales, todavía queda mucho por hacer para eliminar el hacinamiento en las bases policiales de la región insular.

Esperan que este tipo de planes no sean algo especial, sino la norma para evitar el retraso procesal no solo en Nueva Esparta, sino en todo el país.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*