Apure | Abogados de alemana detenida piden celeridad procesal y medida humanitaria tras el debilitamiento de la salud mental

Fotos: Cortesía

Equipo UVL Apure

Apure.-  La  información fue dada a conocer por la defensa jurídica de la ciudadana alemana  Katharina Maichle, quien detenida durante horas de la madrugada del 11 diciembre de 2021,  junto a su pareja Roeny Pacheco,  en  el municipio fronterizo José Antonio Páez en  Apure por presuntamente cometer el delito de tráfico de drogas durante la fiscalización de una unidad transporte público, procedente de Bogotá, Colombia, con destino a la ciudad de Caracas, Venezuela.

Gonzalo González, abogado de este caso denuncia retardo en la  emisión de la sentencia   definitiva motivada del caso, la falta de tutela por parte del tribunal de los derechos constitucionales del derecho a la salud. Por cuánto, por segunda ocasión exige ante la organización Una Ventana a la Libertad (UVL) una medida humanitaria para la detenida, tras el debilitamiento de su salud mental debido a las condiciones de reclusión.

En tal sentido, la defensa rechaza que hasta el momento, el Tribunal de Guasdualito en Apure, luego de dictar la sentencia, no haya  emitido  el fallo  motivado donde esta instancia jurídica  debe explicar de forma extensa todo el contenido de su  razonamiento jurídico  aplicado en este caso  para decidir condenar a los acusados de tráfico de drogas.

“Inferimos que esto no ha ocurrido por el absurdo de todo lo que pasó en la actividad de los testigos y demás, el tribunal ha visto muy complicado emitir un  razonamiento sobre esa causa“, apuntó.

Por otra parte, González,  solicitan a las autoridades competentes una medida humanitaria para la  joven de 28 años, quien asegura presenta problemas de salud mental  graves debido a las malas condiciones de reclusión en el Comando de la Guardia Nacional en Totumito, municipio Páez en Apure.

“La joven presenta problemas de salud antes de ser privada de libertad. Sin embargo, luego de su detención y de la sentencia condenatoria se agrava aún más, porque la muchacha pudo apreciar con sus propios sentidos que se dejó constancia de su inocencia, a través de las contradicciones que quedaron palmarias durante el juicio, los testigos eran absolutamente contradictorios. ¿Quién fue que halló droga?,  ¿Dónde hallaron la droga?,  ¿Cómo fue que el supuesto perro antidroga encontraron los bienes?,  Sí, ¿Había o no artículos personales en el lugar de detención?, porque  se están denunciando el hurto de los bienes de la pareja. Esto es como un castillo de naipes, cuándo uno interroga debidamente, se cae la mentira”, dijo el jurista.

Relata González, que la joven alemana es inocente y pudo apreciar durante la audiencia las  contradicciones  generadas en este  caso por lo cual  considera como  correcta su absolución.

“Presentaron pruebas absolutamente anormales, testimonios contradictorios, alguno inclusive dejan constancia de las manipulaciones que hubo. Son violaciones al debido proceso  y a los derechos constitucionales más básicos”, argumentó.

González, manifiesta que en un país de primer mundo se hubiera generado la nulidad de todo el proceso. “Se violó la cadena de custodia,  al no retener el supuesto vehículo donde iba la droga, al no  haber procesado el supuesto maletín, bolso,  donde iba la droga, al no  hacer fijación fotográfica del caso. Al no  haber hecho lo correcto, obviamente  se generaría la nulidad de todo”, apunta.

Estado de salud

Al conocer la condena, la salud de la alemana, empeoró porque es extranjera y se encuentra recluida en una zona de conflicto. “Le generó una situación de desamparo total, profundizando aún más su estado de ansiedad y su salud psicológica. Se le han afianzado ideas suicidas, tal como consta en el informe psicológico)”, destaca.

Se conoció que a los abogados de la alemana y su pareja no tienen acceso al expediente del caso. La detenida se encuentra incomunicada con su familia y está confinada sin derecho a la luz sin, mantener contacto con nadie, realidad que agrava su delicado estado de salud.

El día 8 de septiembre, la Embajada Alemana en Venezuela envió una nota verbal al Ministerio Público (MP).

En la actualidad, Katharina Maichle,  no recibe tratamiento, solo es trasladada a los servicios médicos, durante épocas de  crisis.

En mayo de 2022, los abogados defensores  pidieron un cambio del sitio de reclusión (arresto domiciliario, residencia u hospital) donde se garantizara la salud mental de la joven, la cual se ha visto severamente afectada por su condición de reclusión. Sin embargo, no han recibido respuesta al respecto.

Recuento

“La detención fue practicada por una comisión de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) acantonados en Totumito, municipio fronterizo José Antonio Páez del estado Apure, le fueron hurtadas las pertenencias a ambos ciudadanos, entre las cuales cuenta,  una flauta  cuyo costo es de 2.500 dólares, dinero en efectivo, la ropa y equipos electrónicos”, aseguran los juristas del caso.

Ambos reclusos de la GNB son acusados de trasladar en sus pertenencias trasladar 570 gramos de droga en dicha unidad cuyo destino era Bogotá-Caracas. “Sin embargo, esto no es cierto con los estudios que hemos hecho desde el punto de vista jurídico y de lo que aconteció. Es una detención injusta porque no hay elementos probatorios que los incriminen. Ellos no son poseedores de esta droga incautada “, dijo.

El joven venezolano decidió regresar a su país de origen para renovar su documentación (cédula de identidad y el pasaporte), mientras que la  dama tenía la intención de conocer a la familia de su pareja, porque tienen planes de casarse.

Katharina Maichle de 28 años es licenciada en administración de bienes inmuebles, es rubia y llamativa para todos. Habla cuatro idiomas, calificada en su ramo. Mientras que Roeny Pacheco de 33 años es publicista, su aspecto es informal, es un  hombre moreno, mide 1,90 metros, su vestimenta es propia de los rastafary. “Se produjo una estigmatización por su condición física”, agregan los abogados.

Los abogados defensores han manifestado que otra de las inconsistencias del caso es la falta de información relativa a la empresa prestadora del servicio de transporte privado. “No sabemos la identificación del vehículo, ni tampoco el chófer del transporte. En la investigación  penal no consta la descripción del vehículo.

“Se violó el principio de la cadena de custodia,  porque las pruebas no fueron  encontradas en el sitio del suceso. Nuestros clientes aseguran que nunca tuvieron en sus manos esa droga. En el bolso donde se encontraba la droga no cuenta con las dimensiones  necesarias para guardar esa cantidad de droga (570 gramos). Las versiones de los testigos no coinciden con la de las actas policiales. No dejaron constancia de las características de la unidad de transporte ni  la identificación del chófer ni de la línea Ese ocultamiento, esa opacidad es una manifestación clara de la oscuridad que ellos quieren mantener”, agrega, Gonzalo González.

Loading

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*