Zulia: Reos queman trapos dentro del calabozo para cocinar durante los apagones

Zulia: Reos queman trapos dentro del calabozo para cocinar durante los apagones

En el Destacamento 113 de la Guardia Nacional, con sede en el
municipio Cabimas del estado Zulia, en el occidente venezolano, no
cuentan con generador de electricidad y los constantes apagones,
racionamientos o fallas en el servicio eléctrico han obligado a los
funcionarios a usar mechurrios para alumbrar en la noche y a los
detenidos a quemar trapos dentro de pimpinas para poder cocinar y
comer.

UVL Zulia

Las rudimentarias prácticas para iluminarse y cocinar empiezan a
deteriorar la salud de los 62 privados de libertad, entre ellos un
menor de edad, que permanecen en el calabozo. La celda, según cuentan los familiares, fue en otrora un bohío. Por la necesidad de tener un espacio de reclusión lo cerraron, en una fecha no precisada, con bloques y una puerta con una pequeña ventanilla.

“La ventilación no es buena. Cuando no hay luz deben cocinar con lo que se pueda quemar dentro del calabozo y aguantar el humo. Es eso o no comen. Bajo ninguna circunstancia los dejan salir del calabozo y la visita es una sola vez a la semana. Cómo comen si no se arriesgan”, denunció un pariente, de quien omitiremos identidad por temor a represalias contra su detenido.

Cuando hay electricidad les encienden dos ventiladores para oxigenar el área de unos 4X4 metros cuadros, pero cuando falla el servicio todos dependen de dos diminutas ventanillas. “El calor y el humo los hace más irritables y más propensos a enfermedades, a eso se le suma que en el comando solo los surten de agua 20 minutos al día, si y solo si tienen agua para ellos. De lo contrario deben esperar y sobrevivir con lo que le llevan los familiares o lo que logran almacenar ellos en pimpinas”, comentó un jurista.

Entre los detenidos se propagan rápido las enfermedades de la piel y estomacales y se contagian con facilidad las respiratorias. Elwin Mendoza, de 34 años, falleció el 25 de marzo de 2019, a consecuencia de una insuficiencia respiratoria aguda, tuberculosis pulmonar en estudio, neumonía bilateral que contrajo en los calabozos del comando. Su caso lo denunció en ese momento la diputada de la Asamblea Nacional, Desiree Barboza. Pero hasta ahora no hay detenidos ni un proceso judicial abierto por el caso. Al contrario, se incrementó el hacinamiento en el Destacamento y empeoraron las condiciones para los detenidos con las fallas en el servicio eléctrico.

No hay comentarios.

Agregar comentario