Zulia: Reclusas embarazadas y enfermas suplican atención médica en retén de San Carlos

Zulia: Reclusas embarazadas y enfermas suplican atención médica en retén de San Carlos

Equipo UVL Zulia

Las instalaciones y los servicios públicos del Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas San Carlos del Zulia, en el municipio Colón del estado Zulia, en el occidente venezolano, van en detrimento. La escasez de agua potable, inundaciones de aguas servidas, el deterioro en las salas de baño y cocina, la acumulación de basura, los constantes racionamientos de electricidad de hasta 13 horas diarias, la falta de jornadas médicas y la mala alimentación aumentan las enfermedades infectocontagiosas en el anexo femenino del penal. Embarazadas y enfermas suplican por atención médica inmediata.

“Tenemos cinco casos que necesitan atención urgente”, comentó la privada de libertad que sirvió de enlace entre Una Ventana a La Libertad y las enfermas. Solo una de ellas no puede atenderla, aclaró segundos antes de detallar el padecimiento de Nury García. “Se cayó hace tres meses por las escaleras, la sacaron al hospital, ameritaba una placa y la regresaron. Hemos tenido que asumir su aseo personal y su cuidado desde entonces. No se mueve”.

Yamile es otra de las internas que está postrada en el suelo. Recientemente sufrió un aborto. La llevaron al médico, pero regresó con vómitos de sangre. “En el chequeo le diagnosticaron una úlcera estomacal. No le suministraron tratamiento”.

A Kathiuska Mendoza, de 28 años, le diagnosticaron un quiste de 1,7 en su ovario derecho. Sufre de constantes hemorragias. Debió acudir al médico en septiembre de 2019, pero no hubo patrulla ni ambulancia para su traslado. “El médico me advirtió que debía descartar si era un tumor canceroso”.

Gabriela sufre de diabetes. Sus compañeros aseguraron que la precariedad de su higiene personal le provocó accesos en la cabeza. “Haciéndole una limpieza le sacamos un gusano”, denunciaron.

A mediados de octubre de 2019, Mary Carmen Bermúdez recibió un tiro de escopeta por la espalda en su celda. El proyectil le abrió la cadera. “Los funcionarios tardaron más de 24 horas en trasladarla al Hospital General de santa Bárbara del Zulia. De ahí la remitieron al Hospital de El Vigía. Tras estabilizarla, la enviaron nuevamente al hospital de Santa Bárbara y al retén, denunciaron sus compañeras de celda.

“No tenemos condiciones para atenderla. Su madre debe movilizarse hasta Maracaibo, unas 10 horas en carro desde el centro de detención, para tramitar su traslado nuevamente al hospital”.

En espera

En el anexo femenino conviven seis embarazadas con el resto de las enfermas. Una de las internas aseguró que tuvieron que dividir el pequeño espacio donde permanecen 83 privadas de libertad. “Las separamos para evitar que se contagien con el resto de la población”.

María Gabriela Torres Castillo (27) estima que entró al séptimo mes de embarazo. Desconoce con exactitud cuánto tiempo de gestación tiene porque nunca la han trasladado a una consulta prenatal. Siente preocupación por su criatura, a los pocos días de ingresar al retén, hace un año y siete meses; contrajo hepatitis. Recibió tratamiento por unos días. Pero desconoce si se controló la enfermedad. No volvieron a trasladarla al hospital ni pudo cumplir el tratamiento completo.

“Estoy condena a ocho años. Soy de Yaracuy, mi causa está radicada en Maracaibo y hace más de tres años no recibo visita de familiares. Quiero una orden del tribunal 3er de Ejecución que me permita ir al médico. Quiero saber en qué condiciones está mi bebé”.

Las otras cinco embarazadas están en las mismas condiciones que Torres. Se alimentan una vez al día, no tienen acceso a las vitaminas ni a la asistencia médica requerida por su condición. Una está en los días del alumbramiento, otras dos en el primer trimestre del embarazo y otra estima que tiene unas 20 semanas de gestación. Las embrazadas no quieren repetir la historia de una compañera. “Parió, en septiembre de 2019, en pleno pasillo. Hasta que los policías no le vieron colgando el bebé entre las piernas no la trasladaron al hospital. Su primer parto fue cesárea y la obligaron a parir aquí adentro”.

No hay comentarios.

Agregar comentario