Zulia: Muere tuberculoso en el retén de Cabimas y presos advierten que 14% de la población está enferma

Zulia: Muere tuberculoso en el retén de Cabimas y presos advierten que 14% de la población está enferma

Equipo UVL Zulia

La protesta en la avenida Andrés Bello, en el sector La Misión de Cabimas, fue una advertencia de los privados de libertad del Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de Cabimas hacia el gobierno nacional y local. La condición de al menos el 14 por ciento de la población del penal presenta alguna patología que amerita atención médica.

Unos 16 días después de salir a la calle a exigir medicinas, agua y comida falleció, el 14 de octubre de 2020, en su pabellón un detenido, cuya identidad aún se desconoce. Su cadáver lo acostaron en una camilla improvisada y lo sacaron a la misma calle, donde hacía dos semanas exigían medicamentos para él.

Los oficiales que se encargaron del traslado del cuerpo y de verificar las causas del deceso indicaron que murió de tuberculosis y estaba muy flaco. “Muy, muy flaco”, detalló el informante a Una Ventana a La Libertad.

Los internos denunciaron que las condiciones alimentarias cada vez son peores. “Muchos estamos pasando hambre. A veces llegan donaciones, de otros pabellones ayudan, pero eso no es constante”.

En el retén, según la contabilización de los mismos internos, conviven mil 40 privados de libertad. Distribuidos en cinco pabellones de la siguiente manera: 110 en la planta alta o calabozo para exfuncionarios de cuerpos de seguridad, de los cuales cuatro están enfermos; 400 en el pabellón A, de estos 100 padecen algún tipo de enfermedad; 300 en el Pabellón B, con 19 enfermos, 165 en el Pabellón C, con 22 enfermos.

La sumatoria de todos los detenidos con algún tipo de padecimiento equivale a 145 privados con algún tipo de padecimiento, es decir, 14 por ciento de la población. Uno de los detenidos denunciantes aclara que no todos padecen tuberculosis, pero en su mayoría “si están desnutridos, bajos de peso o comen cuando mucho una vez al día”.

“El problemas son las jornadas médicas. Primero no atienden a toda la población, segundo no dan medicinas y tercero, el médico a los que revisa te da una lista para que uno mismo pague sus exámenes en una clínica. Entonces, quedamos en la misma”, acotó un privado de libertad.

Uno de los internos aprovechó la entrevista para solicitar la donación de gentamicina, ampicilina de , diclofenac (sódico o potásico), acetaminofén y ripamficina, este último para los pacientes positivos de tuberculosis.

En febrero de 2020, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió una medida de protección a favor de la población reclusa del retén de Cabimas, sus familiares y los funcionarios que ahí laboran. Las condiciones de infraestructura y ambiente no garantizan o ponen en riesgo la vida de todos los actores que hacen vida o tienen alguna relación cercana con el penal.

No hay comentarios.

Agregar comentario