Zulia: El calor y el hacinamiento los enfurecieron y abrieron un hueco para huir

Zulia: El calor y el hacinamiento los enfurecieron y abrieron un hueco para huir

Desde hace semanas sus custodios los percibían agresivos, alterados, alzados. La celda de la Subdelegación Maracaibo del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) se hizo pequeña para los 340 detenidos que ahí permanecen, aun cuando su capacidad es para 60; y estos buscaron oxigenarse abriendo, en la madrugada del 29 de mayo de 2019, un boquete de unos 15 centímetros en una pared que colinda con el Eje de Homicidios.

UVL Zulia

Uno de los detectives de guardia en Homicidios escuchó el golpeteo en la pared y notificó a sus compañeros de la Subdelegación Maracaibo. “La abertura fue mínima, medía unos 15 centímetros, por lo que presumimos que comenzaron a romper la pared, cuando uno de los detectives se percató de la situación y notificó lo que estaba sucediendo”, declaró, a las 12.00 del mediodía, el comisario Carlos Almarza, jefe del Eje de Homicidios, a los medios locales.

El comisario asumió que los detenidos querían escaparse y eligieron mal la pared. Pero los responsables de la custodia de los detenidos declararon que buscaban más espacio. “Tienen días alzados. Son muchos, ahí no hay aire y se asfixian. Se ha buscado y hablado con todo el mundo y nadie quiere aprobar el traslado”, acotó uno de los funcionarios.

El calabazo de la Subdelegación se divide en tres, cada uno con una dimensión aproximada de 5X4mts y una capacidad de 20 detenidos por calabozo. Por falta de espacio se utiliza el pasillo de 3X4 mts que divide ambos calabozos como celda de aislamiento, allí se encuentran los violadores, los gays y los reclusos que los funcionarios consideran "confiables" o de "poca peligrosidad”. Solo cuentan con una ventana en la parte frontal para el ingreso de ventilación. En otro contaban con aires acondicionados, pero luego de su avería los descartaron. “Se donaron unos patones –ventiladores de metal- pero estos no son suficientes”, detalló un familiar.

Luego de la fuga frustrada se organizó una limpieza y aseo del área para hacer más espacio en las celdas y hubo una requisa. “No se encontraron materiales peligrosos ni tóxicos. Pero se lograron sacar trapos, potes, basura que contaminaban y mantenían insalubre y podrido el espacio”.

No hay comentarios.

Agregar comentario