Privados de libertad de calabozos del Cicpc-Mérida en huelga de sangre por tratos inhumanos

Privados de libertad de calabozos del Cicpc-Mérida en huelga de sangre por tratos inhumanos

Mérida.- Este lunes 18 de junio de 2018 al menos 55 privados de libertad que se encuentran en los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la ciudad de Mérida, estado Mérida, iniciaron una huelga de sangre en protesta por los tratos inhumanos que reciben.

Al conocerse de la huelga familiares de los reclusos se acercaron a la sede del Cicpc ubicada en la avenida Las Américas, para exigir conocer del estado de salud de los mismos, toda vez que saben que se cortaron partes de los brazos, piernas y manos.

Lucely Petrocini, quien tiene una hermana privada de libertad, informó que la huelga comenzó en horas de la mañana motivada por los malos tratos que reciben los privados de libertad y para exigir traslados de los penados al Centro Penitenciario de la Región Andina (Cepra), ubicado en San Juan de Lagunillas, municipio Sucre del estado Mérida.

Petrocini dijo además que a los 250 privados de libertad de los calabozos del Cicpc-Mérida no les permiten alimentos como sopas o jugos, la comida deben entregarla en bolsas transparentes previa revisión de los funcionarios de quienes señaló, “meten las manos en la comida, la revisan y la revuelven toda”.

A decir de los familiares, quienes en horas de la tarde de este lunes 18 de junio aún seguían a las afueras del Cicpc, los reclusos además de estar hacinados, se encuentran en condiciones precarias, duermen de pie, deben hacer sus necesidades fisiológicas en bolsas, son golpeados y no les dan los respectivos tratamientos médicos.

 Piden la presencia de la ministra Iris Varela

Las condiciones en las que se encuentran los privados de libertad obligó a los familiares a exigir la presencia de la Ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, Iris Varela, a fin de que conozca la realidad.

Con quema de cauchos en la avenida Las Américas los familiares exigieron a la ministra Varela que autorice los traslados al Cepra, los cuales no se dan porque según las autoridades del Cicpc, hasta que el ministerio no apruebe los traslados los mismos no se pueden hacer.

Denunciaron los familiares que la sede del Cicpc-Mérida se convirtió en un penal, donde no están dadas las condiciones para mantener a 250 personas entre procesadas y penadas.

En horas de la tarde, las autoridades del Cicpc-Mérida comunicaron a los familiares que sólo fueron 26 los reclusos que se hirieron y los mismos ya estaban recibiendo atención médica.

La sede del Cicpc estuvo custodiada por un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y de efectivos de Polomérida, quienes se mantuvieron atentos a cualquier nueva manifestación de los familiares de los reclusos.

Nora Sánchez, Equipo UVL

Fotoleyenda

1.- Familiares de privados de libertad denunciaron malos tratos y visitas de apenas tres minutos (Foto Nora Sánchez)

2.-  Según las autoridades del Cicpc fueron 26 los reclusos que decidieron cortarse en algunas partes del cuerpo (Foto Nora Sánchez)

Familiares de privados de libertad denunciaron malos tratos y visitas de apenas tres minutos (Foto Nora Sánchez)

Agregar comentario