“Nunca pensé ver mi sangre morir así”, dos reos mueren por intoxicación en el Cicpc Lara

“Nunca pensé ver mi sangre morir así”, dos reos mueren por intoxicación en el Cicpc Lara

Se registra un motín y dos privados de libertad mueren por causas no precisas

Dos privados de libertad del Cicpc Subdelegación Barquisimeto, estado Lara, murieron tras registrarse un motín dentro del calabozo número uno. Según los registros del hospital central Antonio Maria Pineda, los reos fueron ingresados el jueves 31 de mayo de 2018 desmayados y extraoficialmente se conoció que las autoridades y médicos manejan como causa de muerte la intoxicación.

Néstor José Lara Luna (48) y Enderson José Yari Adán (34) fueron los privados de libertad que perdieron la vida. El primero ingresó al calabozo número uno el día 22 de marzo de este año por el delito de estafa y usurpación de funciones mientras que el segundo tenía antecedentes por droga del 2011 y el 4 de mayo cayó por robo de vehículo en Asoprado, al oeste de la ciudad de Barquisimeto.

Una Ventana a la Libertad (UVL) logró saber que todavía no precisan la causa de la intoxicación, lo único que se supo es que en el calabozo número 1 se registró un motín causado los privados de libertad en protesta por la falta de traslados a los centros penitenciarios.

El motín se produjo en la mañana del jueves 31 de mayo de 2018. La primera acción de los presos en protesta fue no aceptar la comida de sus familiares, pues decían que estaban en huelga de hambre, exigiendo traslados. Durante esta revuelta se hicieron cortadas poco profundas y poco a poco eran sacados del calabozo y atendidos por personal paramédico de Protección Civil y de Bomberos del municipio Iribarren.

A las 10:00 de la mañana, los funcionarios notaron que dos de los reos, que no estaban muy heridos por arma blanca, estaban desmayados. Ambos detenidos fueron trasladados hasta el Hospital Central de Barquisimeto, así como a otros 42 privados de libertad que se cortaron. Allí, los familiares lo primero que denuncian es la falta de atención que tuvieron. El primer fallecido fue Lara Luna (48). Su hija mayor, estudiante de enfermería, dijo que “nunca pensé ver mi sangre morir así”.

La mujer cuenta que fue a llevarle comida a su papá el jueves a las 11:00 de la mañana y en la sede nadie le contó que ya Néstor no estaba allí si no en el Hospital. Ella se fue para su
casa, pero a las 5:00 de la tarde su madrastra le avisó que su padre estaba grave y necesitaba ayuda.

“Llegue aquí (Hospital) a las 5:00 de la tarde. Mi papá estaba aquí desde las 11:00 de la mañana y solo le habían puesto un suero. Ya tenía las pupilas secas y paletas de madera
metidas en la boca, como si hubiese convulsionado. No respondía a la luz ni a ningún estimulo, estaba intubado, pero yo se lo entregué a Dios porque ya no había nada que hacer”, contó la joven entre lagrimas.

Cuando la estudiante de enfermería pudo preguntarle a un doctor el diagnostico de su papa, le dijeron que estaba intoxicado, pero no sabían con qué. “En la sede en la tarde, las madres de otros reos me dijeron que mi papá estaba inconsciente desde la madrugada del jueves, tardaron mucho para trasladarlo”, denunció la estudiante.

Néstor al parecer tenía muerte cerebral y falla de todas sus funciones físicas. A pesar de que cuando su hija llegó le colocaron otros sueros y varios medicamentos, murió a las
1:50 de la madrugada del viernes.

“Tenía 15 años sin ver a mi papá, pues el no vivía con nosotros cuando cayó preso en el Cicpc. Ayer (jueves) cuando lo vi había perdido unos 25 kilos, estaba demacrado”,
reclamó.

La dama explicó que su papa tenía varios días pidiendo salir de allí, un traslado o algo, pero no había cumplido los 45 días para su audiencia. Néstor cayó por una estafa a un comerciante. Tenía un antecedente del año 2007 por el delito de hurto calificado. A
pesar de haber delinquido en Lara tenía su residencia en Chivacoa, estado Yaracuy.

El otro fallecido fue Yari Adán. Sus familiares no estaban en morgue la mañana del viernes primero de junio, por lo que se desconoce sobre la versión familiar. Fuentes extraoficiales del Cicpc aseguran que no hay traslado desde febrero y que tampoco se les ha dado cupo para poder llevar a los detenidos a un penal. Hasta ahora en el calabozo habían 80 detenidos y 44 resultaron lesionados.

No hay comentarios.

Agregar comentario