Muere reo en Polilara y familiares denuncian que no le entregaban comida

Muere reo en Polilara y familiares denuncian que no le entregaban comida

Hombre de 41 años fallece por desnutrición, diabetes y complicaciones pulmonares

Equipo UVL - Lara, 06/08/2018

Un privado de libertad falleció el sábado 4 de agosto de 2018 por desnutrición además de un cuadro grave de diabetes y pulmonar. El hecho ocurrió en la estación policial Juan de Villegas 1 de la Policía del estado Lara (Polilara) que se ubica al oeste de Barquisimeto y el privado de libertad se llamaba Darwin Snoth Zabala Yépez de 41 años.

Una Ventana a La Libertad (UVL) informó sobre el delicado estado de salud de Darwin Snoth el pasado 5 de julio cuando se logró saber de él. Este hombre era uno de los 30 privados que se encuentran graves de peso en las comisarías de Polilara y que no han recibido la suficiente atención ni del cuerpo policial o de familiares.

Darwin estaba recluido en Andrés Eloy Blanco (como también se le conoce a la comisaría Juan de Villegas 1) desde hace dos meses cuando fue llevado desde la comisaría Los Cerrajones. Según se conoció, el reo había estado anteriormente en al menos cinco comisarías más desde que fue detenido en 2014 por el delito de robo al Estado al ser capturado quitando unas láminas de metal en paradas de autobuses.

La familia cuenta que a Darwin nunca se le hizo juicio por el retardo procesal y que poco se había logrado avanzar. Detallaron que el caso se atrasó cuando en el 2014 fue acusado junto a un grupo de presos de haber cometido el asesinato de otro privado de libertad en un calabozo de la Comandancia General de Polilara, mejor conocida como “La 30”.

“No le daban la comida”

La muerte por desnutrición severa de Darwin Snoth hizo que sus familiares levantaran la voz y denunciaran irregularidades en su alimentación. En la morgue del hospital central Antonio Maria Pineda de Barquisimeto expresaron que siempre que podían le llevaban comida, pero nunca se la hacían llegar a él.

“No era todos los días, pero siempre le llevábamos y cuando lo visitábamos él nos preguntaba porque no le llevábamos comida y nosotros le decíamos que sí. Fue allí que nos dimos cuenta que la policía no le daban su comida a Darwin”, comenta una familiar. “¿Cómo se puede desmentir a un policía?” se preguntó.

Con respecto a sus últimos días, los parientes confirmaron que Zabala estaba “muy flaquito” (pesaba unos 45 kilos y medía 1,73 metros) y que fue llevado a dos centros asistenciales la semana pasada, sin embargo precisan que “era tarde”.

“Cuando el jueves (2 de agosto) lo sacaron para el Pastor Oropeza (hospital del Instituto Venezolano de Seguros Sociales al oeste de Barquisimeto, cerca de la comisaría Juan de Villegas 1) se suponía que tenía que pasar la noche, pero como vieron que medio parpadeó, lo devolvieron otra vez a la comisaría”, señalaron.

Fueron sus compañeros de celdas quienes avisaron a los policías que él no despertaba.

No hay comentarios.

Agregar comentario