A Manuel Alejandro Mago Coraspe le habían otorgado casa por cárcel en Cumaná, Edo. Sucre

A Manuel Alejandro Mago Coraspe le habían otorgado casa por cárcel en Cumaná, Edo. Sucre

Maturín.- Manuel Alejandro Mago Coraspe (42), quien falleció el 24 de abril en la cárcel La Pica de Maturín, estado Monagas; había recibido la medida de casa por cárcel el 12 de marzo de 2018 y aún así fue trasladado desde Vista Hermosa, estado Bolívar. Mago cumpliría el arresto domiciliario en Cumaná, estado Sucre, donde está toda su familia, solo faltaba la inclusión de una dirección para que fuese trasladado.

La familia del privado de libertad, quien fue operado en febrero luego de haber comido ratas descompuestas, informó que la medida le fue otorgada después de la operación a la que fue sometido en el Hospital Ruiz y Páez de Bolívar debido a la obstrucción intestinal que padeció. En su decisión, el Tribunal expuso que la cárcel de Vista Hermosa no reunía las condiciones para albergar a Mago Coraspe durante su convalecencia.

El detenido estaría un año en su casa con visitas periódicas de funcionarios de seguridad y de médicos para comprobar primero que sigue bajo arresto domiciliario y segundo su evolución médica.

La familia denunció que Mago Coraspe fue reingresado al hospital de Bolívar tras recibir una golpiza de parte de otros internos, quienes presuntamente lo obligaron a desmentir que había comido roedores para mitigar el hambre. Como la víctima se negó en reiteradas oportunidades, decidieron trasladarlo hasta el Centro Penitenciario de Oriente.

Manuel Alejandro Mago Coraspe llegó a la cárcel de La Pica el 28 de marzo y el 6 de abril fue llevado a la emergencia del Hospital Universitario "Dr. Manuel Núñez Tovar" porque se descompensó, los médicos que lo atendieron informaron en esa oportunidad que tenía leptospirosis.

El hombre fue trasladado al internado judicial después que recibió atención médica. Luego el director de La Pica, Francisco Marcano, negó que Mago había comido ratas en el penal y también que en este se obligara a los reclusos a comer este tipo de animales como medida de castigo.

Por Jesymar Añez Nava, Equipo UVL

Foto:  El 6 de abril, Mago fue atendido en el hospital de Maturín | Foto: El Periódico de Monagas

No hay comentarios.

Agregar comentario