Lara | Muere el segundo preso por el caso de la narcoavioneta luego de seis años sin sentencia

Hasta las 8 de la noche estuvo Mariaelena en el hospital. Estaba muy dolida por lo ocurrido y denunciaba que los verdaderos culpables están en libertad | Foto: Equipo UVL Lara

Familiares del recluso culpan a todo el sistema judicial de Lara por la muerte de este hombre de 51 años. Defienden su inocencia y señalan que los verdaderos narcotraficantes están libres, sanos y salvos. 11 reos han muerto en Lara en lo que va de 2022

“Él salió del Luis Gómez López hacía Fénix muy adolorido pero caminando y deseando que le dieran la medida humanitaria para hacerse un tratamiento que ya habíamos hablado y hoy se me murió. Los asesinos saben quiénes son y los verdaderos culpables, los que deberían estar presos por ser narcotraficantes también son culpables de esta muerte pero están en libertad”. 

Así resumió con dolor, impotencia y lágrimas la señora Mariaelena Meléndez la última vez que compartió y vio a su esposo Pablo Gerardo Cárdenas Chacón quien estaba privado de libertad en la Comunidad Penitenciaria Fénix, al norte de Barquisimeto, por estar, presuntamente, vinculado con una narcoavioneta venezolana que fue retenida por las autoridades de República Dominicana el 24 de marzo de 2016 en el aeropuerto La Romana de la isla caribeña. Este hombre falleció en la emergencia del hospital central Antonio María Pineda de Barquisimeto este 21 de junio de 2022 a las 5 de la tarde.

“A las 3 de la tarde nos avisaron desde Fénix que sería trasladado al hospital central. Me pidieron una bombona de oxígeno y que buscara una ambulancia que tuvimos que pagar con nuestro dinero. Llegó aquí y a la hora murió. Asesinos” expresó la esposa de Cárdenas Chacón mientras estaba sentada en un carro frente a la emergencia del Antonio María Pineda. Con los ojos rojos e hinchados por las lágrimas, en algunas ocasiones con la mirada que se perdía en el horizonte y recibiendo llamadas telefónicas estaba Mariaelena esperando qué procedimiento hacer para retirar el cadáver. 

La muerte de Cárdenas Chacón se suma a la de José Humberto Hernández Rodríguez quien también fue detenido por estar, presuntamente, vinculado con la narcoavioneta. Ambos fallecieron enfermos, sufrieron la inoperancia judicial pues nunca tuvieron sentencia definitiva luego de que fueran presentados en el año 2016, padecieron hambre tanto en Fénix como en el Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como Uribana, donde también estuvieron recluidos, vivieron en carne propia como no eran atendidos de forma inmediata y eficaz cuando necesitaban un médico y con el pasar del tiempo, su vida se extinguió consumando una serie de violaciones a sus derechos humanos.

Cárdenas Chacón se agravó desde hace tres meses. Varias enfermedades se encontraban en fase de metástasis según diagnóstico médico que le hicieron a finales de mayo de 2022. En detalle, tenía adenocarcimoma metastásico de pleura, derrame pleural en el pulmón derecho metastásico, nódulo pulmonar en lóbulo superior derecho, plastrón ganglionar en región cervical derecha, múltiples agrandamientos de ganglios linfáticos en el pecho y abdominales,  infección de piel y partes blandas en los glúteos, hipertensión arterial e hiperalbuminemia.

Su defensa introdujo ante el juzgado 6 en Lara la petición de una medida humanitaria urgente para que Cárdenas Chacón recibiera atención médica inmediata y oportuna algo que en Fénix no ha sucedido al 100%, pero esta nunca llegó. Lo mismo le sucedió a Hernández Rodríguez con la diferencia que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) si le otorgó una medida cautelar en la que exhortaban al gobierno venezolano a “proteger los derechos a la vida, integridad personal y salud de este privado de libertad” pero el poder judicial nacional nunca acató este fallo internacional y este señor de 68 años de edad murió en marzo de 2021.  

La defensa de Cárdenas Chacón mantiene que él es inocente de las imputaciones que le otorgaron como lo son tráfico de droga en calidad de director financista y asociación para delinquir.     

“Le retribuí un poquito del amor que me dio”

Mariaelena no hablaba mucho pero cuando lo hacía, mencionaba lo excelente padre y esposo que fue. “En estos seis años que tuvo preso yo pude retribuirle un poquito todo ese amor y esa compañía que me dio. Ir a la cárcel, cuidarlo y luchar para que reconocieran su inocencia fue un poquito de lo que le pude dar luego de que él nos diera tanto amor y se comportara de forma maravillosa conmigo” le decía a algunas personas que se le acercaba y le manifestaban su pésame. 

Los esfuerzos que contaba con dolor y algunas lágrimas se podían ver reflejadas en la parte trasera del carro en el que estaba sentada. Algunos materiales médicos, la bombona de oxígeno que logró encontrar Mariaelena para seguir brindándole la atención necesaria que necesitaba Pablo, algo que según ella y los abogados defensores, nunca recibió.

Pablo era un hombre de buen tamaño corporal, ingeniero civil con dos hijos. Dueño de dos constructoras con las cuales realizó obras para el Estado venezolano como por ejemplo la ciclovía de 19 kilómetros realizada en la ciudad de Caracas y que comenzó a utilizarse por los habitantes de la ciudad capital en abril de 2017. 

Estando en la cárcel perdió mucho peso. En la parte derecha del cuello predominaba el bulto del carcinoma que le fue creciendo con el tiempo. Debido al derrame en uno de sus pulmones, sus últimos días tenía un tubo torácico con sonda que le drenaba el líquido por la parte derecha de su pecho. “Una vez le drenaron hasta 7 litros de líquido que tenía en los pulmones” comentaron algunos conocidos del hoy fallecido. 

Por este caso fueron detenidas 11 personas y ahora quedan nueve. En detalle los que se encuentran privados de libertad son cinco Guardias Nacionales Bolivarianos, un funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) Interpol y tres civiles cuando originalmente eran cinco.    

Desde 2016 todos los detenidos han sufrido una agonía judicial pues solo han sido imputados y no han logrado sentencia definitiva que los libere o culpe de las acusaciones. El más reciente avance judicial que tuvieron fue que lograron apertura de juicio en agosto de 2021 sin embargo no han podido tener un fallo. Son más de 30 audiencias que se han aplazado, suspendido o no se han efectuado desde esa fecha. 10 de los 11 detenidos se declararon en contumacia pues aseguran ante tribunales que no guardan ningún vínculo con la narco avioneta.

Once presos muertos en Lara

Las enfermedades son la peor condena que tienen los presos que son recluidos en Fénix o en Uribana. Con la muerte de Cárdenas Chacón asciende a 11 la cantidad de privados de libertad que han muerto en Lara durante 2022 sea en Centros Penitenciarios o en Centro de Detención Preventivas (CDP). 

Según los registros que tiene Una Ventana a la Libertad (UVL) la muerte de este hombre de 51 años se suma a seis anteriores que han ocurrido con reclusos de Fénix en los seis meses que han transcurrido de este año. 

Las causas de las muertes son las mismas que se vienen registrando desde el año 2017 y que con el pasar de los años ha cobrado más víctimas: Insuficiencia respiratoria, desnutrición y tuberculosis aunque en este año también se han muerto presos de Fénix por cardiopatía congénita e hipertensión pulmonar.  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*