Huelga de sangre deja seis heridos en retén de menores en Lara

Huelga de sangre deja seis heridos en retén de menores en Lara

Suspensión de visita de familiares los alza hasta el punto que se cortan brazos y piernas

Seis varones menores de edad que se encuentran recluidos en el Centro Socioeducativo Pablo Herrera Campins, mejor conocido como “Retén El Manzano” de la ciudad de Barquisimeto estado Lara resultaron heridos tras protagonizar una huelga de sangre en protesta por la suspensión de visitas programadas para el domingo 3 de junio y lunes 4 de junio. Los  adolescentes en conflicto con la ley penal fueron trasladados por funcionarios de la Policía regional en una ambulancia hasta el hospital central Antonio Maria Pineda.

El alzamiento de los  adolescentes en conflicto con la ley penal inició la tarde del domingo. Según conoció Una Ventana a La Libertad (UVL) la visita familiar al centro de reclusión se suspendió sin aviso previo a los parientes que se encontraban afuera del retén haciendo cola desde bien temprano.

Según se conoció por parte de los familiares, la información de la suspensión llegó hasta las áreas denominadas “letras” que es donde se encuentran los  adolescentes en conflicto con la ley penal y en minutos se desató la quinta huelga de sangre que se registra en el Pablo Herrera Campins en  los últimos dos años.

Con armas blancas que poseen dentro del centro socioeducativo, los  adolescentes en conflicto con la ley penal comenzaron a cortar. Brazos, piernas y manos eran las zonas para realizarse heridas leves. Un grupo de privados, por las rejas, gritaban el motivo de su protesta y confesaban que era porque querían visita familiar.

Esto hizo que los policías de Lara en custodia de este centro se activaran y comenzaran a chequear cuáles eran los  adolescentes en conflicto con la ley penal que ameritaban atención de inmediata. Luego de ellos, en patrullas, fueron trasladados al primer centro de salud del estado Lara.

De acuerdo al reporte médico de ese centro asistencial dos menores tienen tres heridas en piernas y brazos, otros dos menores poseen dos heridas leves y los últimos dos tienen una sola cortada. Todas ameritaron puntos de sutura por parte de los médicos y tras dos horas de ser atendidos fueron devueltos hasta el retén.

UVL logró conocer que esta huelga de sangre ocurre a casi tres meses después de la decisión que había tomado la directora del Servicio de Atención Integral del Niño, Niña y Adolescente (Saina), Anny Meléndez, en la que se especificaba que las visitas iban a ser autorizadas por tribunales larenses.

Meléndez explicó en esa ocasión que esta sería una de las medidas que tomarán como “régimen” y así poder llevar un control y orden dentro del retén. Supuestamente esto iba a ser aplicado también para familiares como: abuelos; tíos o hermanos.

Los  adolescentes en conflicto con la ley penal del Pablo Herrera Campins -cuyo número actual de privados ronda los 202-, se han caracterizado por ser bastante alzados pues ya van cinco huelgas desde el año 2016.

“Les niegan sus beneficios”, es lo que usualmente sueltan familiares para justificar estas huelgas. Negar las visitas, requisas sorpresas y hasta negarse a recibir comida son algunas de las denuncias que mantienen los padres y demás allegados de estos jovencitos.

Sólo el año pasado ocurrieron tres huelgas en este centro. La primera ocurrió el 24 de enero, fecha en que 130 menores se cortaron para exigir más beneficios. Después el 1 de mayo, 13 chamos se autoflagelaron como protesta ante supuestas agresiones que han recibido de los cuerpos de seguridad.

El tercero ocurrió el 11 de junio donde fueron cinco los adolescentes que se hicieron distintas heridas en la piel.

No hay comentarios.

Agregar comentario