Fuga y muerte en Policía Municipal de Iribarren en Lara

Fuga y muerte en Policía Municipal de Iribarren en Lara

Once privados de libertad se fugaron de la Comandancia; 5 están evadidos, 5 fueron recapturados y uno fue abatido 

Lo que hace meses alertó su director general, se cumplió a las 11 de la mañana de este martes 22 de mayo de 2018 cuando se registró la fuga de 11 privados de libertad del Centro de Detención Preventiva de la Policía Municipal de Iribarren en el estado Lara. Al final de la tarde, luego de que los funcionarios desplegarán labores de recaptura, cinco reos fueron devueltos a su celda, uno fue abatido a tiros mientras que los otros cinco se encuentran evadidos.

Una Ventana a La Libertad supo por fuentes policiales que, a eso de las 11:00 am estaban los 102 reos que se encuentran detenidos en la comandancia general de Las Trinitarias al este de la ciudad de Barquisimeto —repartidos en dos celdas—, esperando que sus familiares les llevaran la comida.

Durante este proceso, un grupo de presos decidió abrir un boquete en la celda que da hacia el Parque Acuático Arena Plaza (lugar recreativo que queda hacia el norte de la comandancia) y fue por allí que la oncena logró escapar de territorio policial.

En Parque Arena un vigilante del lugar informó que dos de los reos lo amenazaron con armas blancas y para salvar su vida no tuvo otra elección sino abrirles la reja del sitio para que los hampones corrieran sin interrupciones en dirección a la urbanización Patarata.

Supuestamente , los funcionarios de custodia no se habían percatado de la situación hasta que hicieron una inspección antes de que los familiares procedieran a ingresar la comida. En ese momento, cerca de las 12 del mediodía , se percataron del boquete en la pared que medía aproximadamente un metro de diámetro.

Al hacer el conteo de reclusos se fijaron que se habían fugado Ricardo y Jesús Guanipa (hermanos), Ovidio Colmenares, William Martínez, Francisco Peláez, Heiber Cañas, Antonio Marchán, Andri Pastor Ulacio, Héctor Linares, Efraín Martínez y José Gregorio Luzardo.

Paralelamente a este conteo, una comisión inspeccionaron toda la celda y luego se dirigieron al segundo calabozo con la misma intención de chequear que no se fugaron por allí. También, en esos instantes, policías en patrullas y motos hicieron recorridos por barrios cercanos como La Ruezga, Valle Lindo, El Jebe y Atilio Raviccini que se ubican al noreste de la ciudad.

A la hora de la fuga, los polimunicipales precisaron en la quebrada La Ruezga a Heiber, Antonio, Andri Pastor, Héctor y Efraín quienes fueron recapturados. Se conoció que de los cinco evadidos dos tenían heridas leves de cortadas en rostros y brazos, pero fueron rápidamente suturados.

"Catire" se escudó con una niña

José Gregorio Luzardo (29), alias el “Catire” fue uno de los once reclusos que se logró escapar de Polimunicipal, pero la libertad le duró poco pues fue fatalmente abatido en el sector Valle Lindo, cercano a La Ruezga.

Se conoció por fuentes policiales, que Luzardo se encontraba en pleno intento de fuga cuando una comisión de policías lo vieron. En su intento de huir trató de meterse dentro de una casa, pero tres balazos en distintas partes del cuerpo fueron suficientes para minimizarlo.

Una Ventana a La Libertad supo de muy buena fuente que el hombre antes de ser abordado por los funcionarios, abrazó a una joven de unos 15 años que transitaba por el sector conocido como "los túneles" de Valle Lindo. Al parecer, la intención de "Catire" era evitar que los funcionarios le dispararan.

Cuando los policías se dieron cuenta de que "Catire" abrazaba a la joven, le piden que la suelte, pero este se negó y salió corriendo con la muchacha. En ese instante, los policías dispararon y lo hirieron.

Los uniformados lo llevaron hasta el CDI La Floresta, pero llegó sin signos vitales. Un grupo de funcionarios del Cicpc llegaron hasta el centro de salud para retirar el cuerpo para ser llevado hasta la morgue del Hospital Central.

Equipo UVL

Apenas ocurrió la fuga, familiares comenzaron a preguntar por los reos y a pedir identificaciones de quienes estaban todavía en los calabozos.

La madre del "Catire" estaba muy angustiada al momento de la fuga. Temía por la vida de su muchacho.

 

Cerca de la comandancia de Polimunicipal muchas mujeres comenzaron a llorar

los policías comenzaron la búsqueda de manera inmediata

0 responses

Agregar comentario