Familiares de presos larenses en El Dorado exigen traslados al Ministerio Penitenciario

Familiares de presos larenses en El Dorado exigen traslados al Ministerio Penitenciario

 

Expusieron sus motivos bien claros en un documento, donde además reflejaron las constantes preocupaciones por sus familiares. Su petición es específica: traslados a cárceles larenses y se basan desde el estatus penal de cada reo hasta el aspecto económico de ellas como parientes.

Un total de 46 mujeres (madres, esposas, hijas y hermanas) familiares de privados de libertad acudieron hasta la oficina de atención al familiar del Ministerio Penitenciario en el estado Lara, que se ubica en la carrera 17 entre calles 35 y 36 del centro de la ciudad de Barquisimeto, para consignar un documento dirigido a Adolfo Carrillo, autoridad de traslados, donde exigen que los 270 presidiarios que se ubican en las distintas áreas del Centro Penitenciario El Dorado regresen a las cárceles de la región crepuscular donde estaban hasta junio de 2017.

El documento entregado ayer en horas de la mañana argumenta que el 90% de los reos que están en esta cárcel de la selva venezolana presentan retardo procesal debido a lo difícil que es un traslado desde Bolívar hasta los tribunales de Lara, que por carretera representan 16 horas de viaje sin parar y mil 182 kilómetros de recorrido.

La carta, firmada por cada pariente con puño y letra, también argumenta que los traslados son necesarios porque en El Dorado se registran violaciones constantes de los derechos humanos de los presos de Lara.

“Los privados de libertad sufren por enfermedades como paludismo, dengue, tuberculosis y escabiosis por la malas condiciones del penal además de que no hay agua potable y deben consumir la que pasa por el río Cuyuní que está cerca del penal y que está contaminada con mercurio por la actividad minera de la zona” reza el documento que también fue apoyado por miembros de la Pastoral Penitenciaria Católica de Lara.

Otro aspecto que citaron en el texto se debe al aspecto económico de los parientes pues consideran que acudir a los días de visitas establecidos en El Dorado representa un gasto que muchos no pueden costear.

“Para ir a la visita en El Dorado cada familiar debe poseer entre 8 y 10 millones de bolívares en efectivo para pagar los pasajes. Muchas de las familiares han tenido que vender bienes y enseres para poder costear un viaje y la condiciones en la que están nuestros familiares no son las mejores. La alimentación es de mala calidad y poca y la infraestructura del penal no es apta para que personas estén allí” describe el documento.

Las familiares esperan que Carrillo y las autoridades del Ministerio atiendan rápido esta situación para el beneficio de ellas y de los presos.

No hay comentarios.

Agregar comentario