Falta de agua dispara enfermedades entre los detenidos de Nueva Esparta

Falta de agua dispara enfermedades entre los detenidos de Nueva Esparta

Las recurrentes fallas en el suministro de agua que afectan al estado Nueva Esparta, en el oriente del país, están perjudicando en gran medida a los privados de libertad que se encuentran en los centros de detención preventiva de la entidad, quienes están padeciendo de escabiosis y otras infecciones que no solo están deteriorando su piel, sino su salud en general.

En los calabozos de la policía del municipio Mariño, unos de los que mayor hacinamiento tiene por albergar a unos 115 detenidos en un espacio para máximo 30 personas, los funcionarios informaron que al menos 70% de los reclusos están infectados con esta enfermedad que produce fiebre, inflamación cutánea y enrojecimiento de la zona afectada; y cuando existen complicaciones por falta de tratamiento fiebre reumática, que finalmente puede causar daño cardíaco permanente.

Sonia Paredes, madre de un detenido en este recinto policial, confirmó la información de los policías. Contó que casi todos están enfermos y que muchos se han complicado porque no tienen los medicamentos necesarios y cuando los consiguen no pueden adquirirlos por los altos costos.

“Todo se está complicando porque ya casi no les ponen agua y no se bañan casi nunca. Viven metidos en ese hueco con calor, sudando la ropa que les traemos, sin bañarse y sin cambiarse. Aquí no les dan medicinas porque no tienen y yo tampoco puedo traérsela. En la última visita no pudo hablarme mucho porque tenía bastante fiebre y no tenía fuerzas. Nadie da la cara. Solo nos queda rezar para que no se mueran aquí adentro mientras si quiera los condenan, porque ni eso hacen. Los traen y pasan meses antes de que les fijen una pena”, dijo.

Las esposas de otros reclusos de este centro comentaron que algunos jóvenes tenían ampollas y llagas en la piel y que cuando “se quejan mucho” las autoridades los amenazan con trasladarlos fuera del estado, porque en Nueva Esparta solo existe un centro penitenciario (Internado Judicial de San Antonio) que no ha sido reactivado en su totalidad.

“Ahora se la pasan asustandolos, eso es un daño psicológico para ellos y para nosotras. Casi todas somos madres solteras o sus esposas y si nos cuesta traerles la comida aquí imagínate fuera del estado. Se irían a morir de hambre en otros lugares porque nadie puede viajar con estas condiciones. Hay varios también con desnutrición porque solo les puede traer la comida una vez cada dos días, a veces ni eso”, afirmó una familiar que prefirió el anonimato.

Otras denuncias

Fuentes extraoficiales aseguraron que en el centro de detención de Polimariño actualmente tienen recluidos a varios menores y mujeres, en el mismo espacio que el resto de los detenidos.

Además, señalaron que varios presos han perdido las audiencias porque no hay suficientes patrullas para llevarlos a los tribunales cuando corresponde.

También en Mariño, pero en el Centro de Reclusión Policial de Ciudad Cartón, a cargo de la policía del estado, familiares denunciaron que los funcionarios están maltratando verbalmente a los detenidos y a quienes los visitan para llevarles comida.

En ninguno de estos centros de reclusión fue posible conversar con los directores y autoridades.

0 responses

Agregar comentario