CDP no cuentan con protocolos para atención de reos LGBTI en Guárico

CDP no cuentan con protocolos para atención de reos LGBTI en Guárico

La población de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI) que se encuentra detenidos no cuentan con políticas efectivas que garanticen una adecuada atención en los Centros de Detención Preventiva (CDP) de Venezuela.

Equipo de Investigación UVL

Esta es la imagen que, al menos, se obtiene en el estado Guárico cuando se escuchan testimonios de funcionarios policiales, quienes admiten que no se aplica un protocolo que garantice el respeto de los DDHH a los reclusos en los CDP. Aseguran que la población LGBTI no escapa de una realidad en la que son víctimas de discriminación, maltratos y violaciones.

"Hay privados gays que están en hacinamiento junto al resto de presos comunes y algunos son violados porque quedan expuestos a lo que se vive allá adentro -CDP-", señaló a Una Ventana a la Libertad (UVL) un funcionario de PoliGuárico, quien accedió a conversar bajo anonimato.

El uniformado aseveró que en la actualidad -julio de 2019- hay dos detenidos gays en el CDP de PoliGuárico en San Juan de los Morros. Según dijo, estos se encuentran en un área donde solo hay ex funcionarios de seguridad presos. 

"Ellos son identificados porque reciben visitas conyugales del mismo sexo, además de la forma peculiar que visten, los gestos y las expresiones", precisó.

De acuerdo con la apreciación de la fuente, los dos ex funcionarios pertenecientes a la población LGBTI no son maltratados y reciben un trato similar al de los compañeros de celda. Sin embargo, las personas LGBTI que comparten celda con presos comunes no corren con la misma suerte.

"Cuando llegan detenidos gays al calabozo los otros presos los agreden, en ocasiones los violan y los ponen de mandaderos", subrayó el uniformado, respecto al comportamiento de los privados de libertad en los distintos CDP de PoliGuárico. 

Actuación de funcionarios policiales

La fuente se refirió a la conducta de los policías: "No todos mis colegas actúan igual. Unos compañeros son respetuosos, pero a otros se le pasa la mano", criticó.

Subrayó que es necesario la implementación y puesta en práctica de un protocolo para establecer parámetros y mejoras en la atención de los reclusos por parte de los uniformados. 

Detalló que, en la búsqueda de garantizar los DDHH a los privados de libertad, se deben respetar  los espacios de la población LGBTI, al igual que las áreas de adolescentes y féminas, lo cual no ocurre: "Por ejemplo en el calabozo de PoliGuárico en San Juan hay más de 220 presos y allí están todos, menores de edad y personas enfermas".

Además, el integrante de la policía estadal cuestionó la falta de un área de enfermería  para el tratamiento médico de los reclusos. Aseguró que las autoridades de seguridad no tienen la voluntad política  para solucionar las problemáticas que existen en los CDP, en perjuicio de los reos.

No hay comentarios.

Agregar comentario