Carabobo: De tres comidas apenas ven una los reclusos del centro penitenciario “El Libertador”

Carabobo: De tres comidas apenas ven una los reclusos del centro penitenciario “El Libertador”

Rubén Bolívar Idrogo / UVL Carabobo

Familiares de los privados de libertad que están recluidos en el Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”, parroquia Tocuyito del municipio Libertador, estado Carabobo, denuncian que sus familiares están pasando hambre pareja porque de tres comidas diarias a la que tienen derecho, apenas ven una.

Manifestaron que eso, de tener una alimentación suficiente, balanceada, variada consistente en tres comidas diarias preparada de acuerdo a lo establecido por el órgano rector en materia de nutrición y respetando los regímenes dietéticos, es puro cuento, es letra muerta, porque solo les están proporcionando una vaso de arroz sancochado, razón por lo que están raquíticos, desnutridos.

Y para colmo, varias madres, esposas y hermanas, le dijeron al equipo de Una Ventana a la Libertad, que cuando ellas les llevan comida a los privados de libertad los custodios permiten el ingreso de una cantidad mínima de alimentos.

“Eso es un delito, una violación de los derechos humanos, porque lo poco que dejan pasar, sumado al vaso de arroz aguado que les suministran como dieta diaria, no son suficientes para mantener bien alimentados a los presos”, expresó la hermana de un privado.

Pareciera, que en todas las cárceles las autoridades hacen lo que les viene en gana, muchas veces irrespetando las jerarquías superiores, según la familia de los presos.

“Mire señor, yo vengo de Guárico y hago mucho sacrificio para traerle comida a mi hijo que tengo aquí, y vea usted, me regresaron más de la mitad. Cómo es posible eso, sí ahí hay hombres que no reciben visitas ni tampoco les traen alimentos. Los demás compañeros comparten con ellos lo poco que tienen”, narró una madre.

En todos los penales hay problemas con la comida de los reclusos y los familiares no pueden hacer nada para evitar esta violación de los derechos humanos de las personas privadas de libertad; y el Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador” no escapa a esta realidad.

Otra de los familiares que hacían cola el martes, día en que toca paquetería, sostuvo que la situación de la comida es fuerte y que cada día se está agravando. “En Yare hubo un motín con muertos y heridos y todo por esta razón: “Hay mucha hambre en el penal”.

HAY UN LISTADO DE INSUMOS

El nuevo director del Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador” autorizó un listado de insumos.

Dentro de lo permitido está el ingreso de comida cruda la cual debe ser consignada en el economato, que posteriormente será distribuida de manera equitativa, pero los familiares preguntan, a dónde va a parar esa comida, que a los privados solo les están dando arroz aguado en un vaso de plástico.

No hay comentarios.

Agregar comentario