Acompañamiento de las iglesias en los CDP de Falcón mejoraron la conducta de los privados de libertad

Aunque la iglesia que los visite no tenga que ver con su religión, prevalece el respeto y el agradecimiento

Los campos de batalla han bajado los índices de violencia en los Centros de Detención Preventiva del estado Falcón, esto gracias a la incorporación de las iglesias y la fe cristiana que ayuda a mantener el orden y evitar las disputas entre los privados de libertad. 

Los detenidos en el Centro de Coordinación Policial número 5 de la Policía de Falcón que alberga a los detenidos de los tres municipios de la Península de Paraguaná, oran todas las tardes, incluso dentro del recinto hay un apóstol que orienta a los 85 presos que actualmente tiene el recinto. Hasta se impusieron normas, que quienes no cumplan serán pasados a los espacios más pequeños conocidos como “el Tigrito”, esto para evitar peleas, heridos y muertos.

La palabra de Dios se lee todos los días y varias iglesias visitan cada semana el lugar, algunos llevan comida preparada, otros ropa, medicinas e incluso cultos completos en los que participan todos los que están en el área central que es la mayoría.

En el ala de las mujeres, aunque son pocas, también oran porque hay una detenida que tiene tres años en el lugar y recibe con la palabra de Dios a todas las que llegan. “Por algo Dios me puso aquí. Toda mi familia es evangélica y en prisión estamos tres, parece que nuestro propósito es acompañar a todas las personas que están en esta situación”, dijo la mujer.

El pastor Danny Aguilón de la iglesia apostólica Presencia de Dios, dijo que los privados de libertad deben ser atendidos tanto como los enfermos o los niños desprotegidos. “Ellos no se pueden abandonar porque hayan cometido un error, debemos acompañarlos y encaminarlos para que vuelvan a ser hombres y mujeres de bien”.

Destacó que tienen un plan para atender cada jueves a los privados de libertad de la sede de la Policía Nacional Bolivariana ubicada en Maraven, mismo lugar donde está la iglesia. “Las mujeres cocinan y les llevamos algo, además de la palabra al alma. Muchos están solos, sus familias lejos y necesitan escuchar y ser escuchados. Es un tiempo que dedicamos, quisiéramos dar más, pero los recursos para los privados de libertad son casi nulos, a la gente le cuesta ayudar a este grupo”.

Aseguró que en los CDP hay muchas necesidades, debido a la situación país que afecta a todos y las familias no tienen los recursos para atender las necesidades de los privados de libertad, sin embargo, siempre aparece una mano amiga que lleva comida para varios o incluso cocinan en el lugar. 

La iglesia católica tiene menos puntos de atención que la evangélica, sin embargo no dejan de lado a los privados de libertad. Migdalia Colina, coordinadora de Cáritas Punto Fijo, explicó que tienen especialistas como psicólogos y psiquiatras que han atendido a detenidos que ameritan las consultas y no tienen cómo pagarla. “El familiar viene y expone el caso, nosotros hacemos una carta firmada para que la lleven al Centro de Detención Preventiva y ellos trasladen a la persona privada de libertad a nuestra sede para su consulta”.

Extendió el llamado a aquellas familias que necesitan este apoyo o algún medicamento a que acudan a Cáritas Punto Fijo con la documentación y se les da la ayuda que tengan. También destacó que han llevado jornadas de alimentación y salud a los privados de libertad del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas delegación Municipal Punto Fijo y de Polifalcón, aunque asegura que no son constantes como la iglesia evangélica.

Anunció que en abril de este año, iniciarán el programa “Gotita de Amor” que busca atender a los hospitales y también a los privados de libertad; llevarán comida, medicamentos y ropa. 

Aunque no existe un plan de atención para que se busque la manera de volver a reinsertarlos en la sociedad una vez que les otorguen la libertad; tanto la iglesia católica como la evangélica, brindan apoyo para quienes deseen ir a las sedes de sus comunidades y formar parte de sus filas. 

Los organismos policiales de Falcón, son abiertos a las jornadas que llevan las iglesias, incluso los representantes religiosos refieren que existe un respeto hacía ellos, dándoles acompañamiento en las áreas donde se encuentran los detenidos, así como una atención de primera cuando van a los recintos. “Afortunadamente la palabra de nuestro Dios siempre llega y nos reciben con los brazos abiertos, incluso nos llaman cuando necesitan que vayamos”, dijo el pastor Aguillón.

Loading

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*